Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. 

Aceptar

Vagheggi Phytomakeup, nueva línea de Fitomaquillaje
Nueva Colección de esmaltes Fluorescentes Gelfix: ¡Ilumina las noches con tus uñas!

Artículos técnicos

El índice de masa corporal engaña

Una de cada tres personas con peso normal en realidad son obesas si se mide su grasa corporal. Investigadores de la Clínica Universidad de Navarra elaboran una nueva ecuación más precisa que el IMC para calcular la composición grasa del cuerpo


03/03/2013

Hasta un 29% de las personas que son delgadas, según su índice de masa corporal (IMC), serían obesas si se atendiera a su cantidad de grasa, según un estudio con 6.000 personas que ha hecho la Universidad de Navarra. El trabajo es un último aviso para que la medición de un problema de salud público tan grave como la obesidad o el sobrepeso (se calcula que alrededor del 40% de los españoles está en alguna de esas categorías) se haga en función de otros parámetros.

El IMC tiene una ventaja: se calcula de manera muy fácil. Basta con dividir el peso en kilos entre el cuadrado de la altura en metros. O, para hacerlo fácil, se puede dividir el peso entre la altura, y el resultado dividirlo otra vez entre la altura. Por ejemplo, para una persona de 70 kilogramos y 1,70 metros, su IMC es 24,2: normal.

Los resultados de este índice son fáciles de comparar. Si es menos de 15 se tiene infrapeso; entre 15 y 18,50, delgadez; entre 18,5 y 25, el peso es normal; de 25 a 30 se tiene sobrepeso, y, a partir de ahí, se está obeso.

Pero, como han visto los investigadores, esto no es así. "Comprobamos que el método del IMC ofrece una altísima tasa de error en el diagnóstico de personas obesas", advierte Javier Gómez Ambrosi, investigador del Laboratorio de Investigación Metabólica de la Clínica, grupo liderado por la doctora Gema Frühbeck, directora del Laboratorio y presidenta de la Sociedad Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO). Otro ejemplo: el 80% de los que entran en la categoría del sobrepeso serían en realidad obesos.
Para llegar a estas conclusiones los investigadores midieron el porcentaje de grasa corporal.

El método utilizado para comprobar el margen de error que cometía el sistema del IMC en el cálculo del porcentaje de grasa corporal fue la pletismografía por desplazamiento de aire. Dicha valoración se realiza mediante un equipo denominado BOP-POD, cuyo funcionamiento se basa en la medición del volumen corporal a través del desplazamiento de aire que produce un cuerpo dentro de una cámara especial (mantiene constante presión, temperatura y humedad). En definitiva, se trata de un método específico para medir la composición corporal.

Además, los especialistas establecieron en todos los individuos estudiados los marcadores sanguíneos de sensibilidad a la insulina, el perfil lipídico (de riesgo coronario), así como por otros factores de riesgo cardiometabólico. Según estos biomarcadores, los investigadores comprobaron que los factores de riesgo cardiometabólico se encontraban elevados en aquellas personas delgadas o con sobrepeso, según el IMC, pero clasificados como obesos según su porcentaje de grasa corporal, en comparación con los individuos que presentaban índices normales de grasa corporal.

El error no es inocuo. "Hemos demostrado que estos sujetos considerados delgados o con sobrepeso, que realmente tienen un porcentaje elevado de grasa, presentan elevadas cifras de presión arterial, glucosa e insulina, así como de colesterol, triglicéridos y marcadores de inflamación", dice Gómez Ambrosi. En este sentido, el especialista destaca que "todos estos biomarcadores revelan unas consecuencias negativas en la salud de personas en las que se están obviando estos factores de riesgo porque son consideradas delgadas o, como mucho, con sobrepeso según su IMC y en las que, por tanto, no se están valorando ni midiendo estos indicadores de riesgo".

El problema es que frente a la simplicidad de la medición del IMC, que todo el mundo puede hacer fácilmente, para utilizar este método hace falta una tecnología complicada. Pero el estudio remacha una idea que ya estaba presente en otros estudios: hace años que los especialistas proponen medir la circunferencia abdominal para saber si se está correctamente alimentado. Esto tampoco es fácil (depende de dónde se ponga la cinta).

Una nueva ecuación más precisa

Para los investigadores, la principal conclusión del estudio es el beneficio que se obtendría de incorporar en la práctica clínica diaria, a la medición del índice de masa corporal, el cálculo de la composición grasa del cuerpo junto con el de los factores de riesgo cardiometabólico, "tanto para el diagnóstico, como para implantar el tratamiento necesario para hacer frente a esa obesidad", explica el doctor Gómez Ambrosi.

Los especialistas han elaborado una herramienta para intentar compensar los errores en el diagnóstico de la obesidad que arroja el IMC. Basándose en los resultados obtenidos del estudio de los más de 6.000 individuos analizados, el equipo desarrolló una nueva ecuación, "bastante compleja, pero para cuyo cálculo hemos confeccionado una hoja excel (http://care.diabetesjournals.org/content/suppl/2011/12/13/dc11-1334.DC1/DC111334SupplementaryData2.xls) que puede descargarse en el ordenador cualquier profesional interesado".
La nueva fórmula, denominada CUN-BAE, aporta una estimación de la composición de grasa de cada individuo y los clasifica de acuerdo a rangos previamente establecidos.

Una persona tiene una composición de grasa corporal normal cuando presenta un índice por debajo del 20% en hombres y del 30% en mujeres; tiene sobrepeso cuando el valor de su ecuación se sitúa entre un 20 y un 25% en varones y entre un 30 y un 35% en mujeres, y se consideran obesos los hombres con un índice por encima del 25% y las mujeres con más del 35% de composición de grasa corporal.

  • Comparte este artículo
  • Compartir en WhatsApp
WISHPRO PLUS+: La solución más exclusiva para tu centro

Kit Iniciación Barbicide Jarra cristal + Líquido Barbicide

Kit Iniciación Barbicide Jarra cristal + Líquido Barbicide
48,50€

Kit especial de los dos productos en conjunto para un primer contacto con Barbicide y la desinfección plena de tus herramientas en tu salón.

 

LASERLUZ PLAN RENOVE - Aparatología médico-estética
INNOVA PRO - Medidor Láser de Fototipo

Anuncios de empresa

ad
Empresa de vanguardia en el sector estético, con implantación internacional en más de 40 países. Buscamos distribuidores para zonas libres España e Internacional.
ad
Un Tratamiento Calmante Antirojeces con todos los conocimientos y experiencia en tratamientos profesionales de cabina de Vie Collection, aportando así una solución a las pieles sensibles con predisposición a presentar rojeces, cuperosis o rosáceas.
ad
Vagheggi presenta su nueva línea de Fitomaquillaje. Descubre las 4 colecciones inspiradas en 4 mujeres icónicas. Personalidad y carácter para una belleza natural que se adapta a cada mujer.
¿Te gustaría aprender cómo sacarte más partido? Ahora puedes conocer los mejores trucos y secretos para resaltar tu belleza natural día a día.
Nueva Colección de esmaltes Fluorescentes Gelfix: ¡Ilumina las noches con tus uñas!
WISHPRO PLUS+: La solución más exclusiva para tu centro