Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. 

Aceptar

SALÓN LOOK 2020 - Miramos más allá. Encuentros profesionales
Nuevo ghd helios - El secador profesional más rápido de ghd

Reportaje

Peluqueros y peluqueras en reapertura

¿Cómo está siendo la reapertura de los salones de peluquería y barberías en nuestro país...? Hoy 6 profesionales, peluqueros y peluqueras nos cuentan su experiencia cuando llevan ya varios días con las puertas abiertas y lista de espera


20/05/2020

Desde el pasado 15 de marzo hasta ahora, mucho ha llovido y ha pasado. En concreto casi un centenar de días a merced de un virus con corona que se agarra, para desconcierto general, y en estado de alarma frente a una pandemia y crisis sanitaria sin precedente similar en la historia más reciente y la de las generaciones que dejaron como última imagen de catástrofe nacional en su memoria a la Guerra Civil española... Era julio de 1936...

La Covid-19, enfermedad, o coronavirus, agente infeccioso ¡y de qué manera!, había llegado para quedarse, ejerciendo su poder de transmisión con tal virulencia que dejó pequeños y casi sin fuerzas a otros SARS, ya conocidos, que ni de lejos habían poseído tal nivel de propagación, a nivel mundial y sin conocer fronteras tampoco en número de muertes y contagiados. A éste, al coronavirus, se le denominó SARS-CoV-2, siendo SARS un síndrome respiratorio agudo y grave, por sus siglas en inglés.

Con un protagonismo como nunca antes, y en un universo paralelo y obligado y hasta ahora desconocido de tan extremo en lo referido a normas de seguridad e higiene para la prevención del contagio, la peluquería se pone en marcha.

De tal forma se propagaba la Covid-19 que lo perentorio fue cerrar cualquier y todo tipo de actividad considerada no esencial. Y en eso hemos estado desde entonces y hasta ahora, cuando la reapertura es ya un hecho en mayor o menor medida y según provincias, comunidades y fases de la que se ha dado en llamar la desescalada. Un periodo y etapa clave y también liberadora, el siguiente paso hasta alcanzar la que también se conoce desde ya como nueva normalidad.

En este orden de cosas, la peluquería, sus salones, establecimientos y profesionales, fueron de los últimos en cerrar (en un primer momento se consideró por parte del ejecutivo a la peluquería actividad esencial, aunque casi de modo inmediato a la publicación del estado de alarma, solo un día después, el gobierno rectificara y cerrara también las peluquerías) y de los primeros en reabrir. Y en este punto nos encontramos, en la reapertura de los salones de peluquería y en la aventura de atender a clientes deseosos de entrar en ellas, que buscan recuperar su vida con la mejor imagen posible, que ha resultado no solo necesaria, sino incluso perentoria, clave y benefactora, en cuanto a satisfacción con uno mismo y bienestar y belleza a través del cabello.

Con un protagonismo como nunca antes, y en un universo paralelo y obligado, y desconocido de tan extremo en lo referido a normas de seguridad e higiene para la prevención del contagio, la peluquería se pone en marcha. Y pone también voz y nombre a sus protagonistas. Y los fotografía en portadas y noticias. La peluquería copa los titulares de la prensa.

Ante una nueva era, con sus propias reglas y conclusiones, revisamos con 6 empresarios de la peluquería, al frente de sus negocios, de distintas ciudades y puntos geográficos, cómo ha sido su vuelta a la actividad, cómo aplican las normas sanitarias, cuáles y cómo están siendo sus agendas, qué ha significado en definitiva para ellos este momento crucial y cómo a partir de ahora, vislumbran se vayan a escribir las líneas del devenir y el mañana de esta industria que el Covid-19 ha puesto, para su suerte o no -habrá que esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos-, en primera línea de fuego...

6 profesionales de la peluquería ante la 'nueva normalidad' y reapertura en la crisis del Covid-19

Rut Navarro propietaria del salón The Room, Albacete, comprometida hasta la médula con la profesión no sólo en el salón, también hace colecciones y formación.

Una experiencia como nunca antes en donde el cliente y el profesional se reacomodan y reclaman su lugar.
"Voy a ser sincera ¡como siempre! La verdad es que llevamos ya 50 días preparándonos para la reapertura con consejos y ayudas sobre la prevención, hemos llenado el salón con todo tipo de desechables, mamparas protectoras, mascarillas para parar un tren... Y aún así, este domingo día 10, un día antes de abrir las puertas de The Room, el nudo en el estómago ha sido la única sensación. Una sensación que lleva consigo la preocupación de hacer las cosas bien, de que tu espacio sea seguro para tus trabajadores y tus clientes, y esa responsabilidad es tan grande que no se te va de la cabeza. Los protocolos son muchos pero muy sencillos, aún así, el miedo de saltarte alguno de ellos está ahí. Con el paso de los días esos protocolos se vuelven normalidad y ese nudo va poco a poco desapareciendo.

Tenemos el deber de realizar nuestro trabajo de forma que la seguridad prime ante todo.

Estos primeros días han sido brutales, los clientes se están portando fenomenal. Todos están a nuestra disposición y confían en que vamos a hacerlo perfecto, vuelven las risas (debajo de cada mascarilla), vuelve la belleza y vuelve la alegría y eso nos hace ver que todo va a ir bien. Debemos ser positivos, creativos y responsables, y creo que lo estamos consiguiendo".

Isaac Martín regenta Black Style Peluqueros, Sevilla. Una figura emergente antes de la crisis de la peluquería española que abarca su quehacer desde distintas vertientes, caso de la elaboración de sus propias colecciones.

La peluquería se ha convertido en un servicio imprescindible.
“Mi salón ya estaba pensado para dar un servicio muy personalizado y para que hubiera espacio entre tocadores y que los clientes no se vieran unos encima de otros. En ese aspecto, no hemos hecho grandes inversiones. En lo que sí hemos invertido ha sido en todos los productos para higienizar el salón y para que el cliente se sienta seguro. Máquina de ozono que está toda la noche en funcionamiento, geles, mascarillas, batas y capas desechables... Hemos adaptado la peluquería a las nuevas tecnologías, la prensa la ofrecemos en tablets por si el cliente no la puede mirar desde su móvil. Esas tablets se desinfectan y pueden pasar al siguiente cliente. También intento cobrar con tarjeta de crédito, en caso de que paguen con dinero en metálico tengo un espray para desinfectarlo… Al final todo es adaptarse a esta nueva situación.

Los clientes vienen contentos, con ganas de ponerse guapos y de cuidarse, ha sido una alegría reencontrarme con todos ellos y volver a abrir las puertas de mi peluquería. He notado que ellos estaban relajados y eso a su vez ha hecho que yo también lo estuviera. Ha sido un tiempo de reflexión y de reinvención. A partir de ahora hay que trabajar para construir, y sacar lo positivo de todo esto. Ya a simple vista la peluquería se ha convertido en servicio imprescindible. Ha hecho falta una pandemia para darse cuenta, pero más vale tarde que nunca".

The Crew es un nuevo salón que abrió en marzo en pleno Granada, capitaneado por Franxu Aranda. La crisis les pilló de esta manera, pero su profesionalidad les coloca de nuevo en el principio con grandes expectativas.

No tiramos la toalla en ningún momento de esta crisis, la lista de espera y reservas, llena.
"En The Crew abrimos las puertas del salón la primera semana de marzo y después de tan solo 15 días, muy a nuestro pesar, nos vimos obligados a cerrar debido al estado de alarma.

Fue algo inesperado que truncó en cierto modo nuestros planes, pero no tiramos la toalla. Hemos aprovechado esta cuarentena para pulir algunos puntos que teníamos pendientes en nuestro salón y mantener el contacto con nuestros clientes a través de redes sociales y mensajes informativos de nuestros pasos. Hemos hecho vídeos con cuidados y consejos para que nuestros clientes pudieran mantener su cabello en buen estado hasta la vuelta.

Después del confinamiento y a pesar de las dudas y la incertidumbre, hemos retomado el trabajo con las mismas ganas o más que las que teníamos en la primera apertura. Es cierto que no teníamos claros los pasos a seguir en esta vuelta pero por suerte nos adelantamos a la desescalada y durante la semana previa al día 4 de mayo preparamos nuestro salón para poder comenzar la actividad lo antes posible.

Mediante una lista de citas y reserva hemos podido empezar a trabajar de una forma segura y responsable, explican desde The Crew.

Algunas de las medidas de seguridad que estamos tomando son la desinfección de herramientas, estación de styling y lavacabezas después de su uso con cada cliente. Hemos retirado las revistas físicas y las ofrecemos a través de WhatsApp. También promovemos la reserva on-line y el pago con medios electrónicos. Mantenemos una distancia de seguridad en los tocadores de al menos dos metros y nosotros usamos guantes, mascarillas y nos lavamos las manos constantemente.

Nos sentimos muy afortunados y agradecidos por que nuestros clientes han estado al pie del cañón, nos han esperado.

Mediante una lista de citas y reserva hemos podido empezar a trabajar de una forma segura y responsable. Obviamente nosotros comenzamos con miedo, pero teníamos que empezar en algún momento y el miedo iba a ser el mismo una semana después, así que decidimos ponernos manos a la obra de nuevo y por suerte nuestros clientes se están tomando bastante en serio la desescalada. A día de hoy nadie se ha saltado las medidas que proponemos en el salón.

Las medidas de prevención, finalmente, son menos de las que esperábamos y pasados unos días nos hemos acostumbrado sin problema, de hecho es muy probable que mantengamos algunas de ellas para más adelante.

Contentos, cargados de energía y agradecidos volvemos a nuestra segunda apertura de The Crew".

Carlos Vidal, propietario de Carlos Vidal Hair Care Studio en Menorca. Formador de la marca Lakmé durante muchos años, lo deja para volver a su tierra y montar su salón.

Con citas a rebosar, el futuro, sin embargo, es una gran incógnita.
“Es una nueva forma de trabajar, tenemos la gran suerte de que se trata de un espacio amplio y no he tenido que hacer grandes cambios en lo que a la decoración se refiere para respetar la distancia de seguridad entre los clientes. Hora con cita previa calculando muy bien los tiempos para que no se hagan colas y evitar aglomeraciones innecesarias.

Hemos tenido que eliminar 3 sillas, lo que significa aproximadamente un 50% menos de ingresos. Por ahora, hemos decidido no utilizar las batas y las toallas desechables. Después de cada servicio todo lo utilizado va a la lavadora a alta temperatura. Lo que tenemos que ver ahora es la factura de luz, el gasto de jabón y agua, porque al final, reduciendo ingresos y aumentando gastos las cuentas no salen.

La clientela ha reaccionado muy bien, y tenía ganas de volver. Ha sido una primera semana estresante, pero nos estamos acostumbrados y el cliente también, siempre hay un mínimo porcentaje conflictivo, pero por norma general vienen ya preparados.

El futuro no dejamos de verlo incierto, ya que ahora por ejemplo, el vender tratamientos nos está costando más, la clienta venía, le aplicabas lo que solicitaba y tú continuabas con tu trabajo atendiendo a otras personas, hasta que el tratamiento finalizaba. Ahora eso no lo podemos hacer, se está perdiendo. La agenda la tenemos llena hasta junio, tenemos trabajo, pero es lo normal, había mucha demanda, veremos si cuando esta curva baje, y con la crisis económica a la que nos enfrentamos podremos seguir a un buen ritmo. Todo es una incógnita".

Raúl Fernández gerente de la barbería Raf Estilistes en Caldes de Montbui (Barcelona), uno de los adalides del movimiento barbero, y más que representativo de este concepto y explosión dentro de la peluquería española.

La importancia que la imagen se merece, reconocida finalmente por la sociedad en general.
"Nosotros abrimos el día 5 de mayo con la agenda llena para todo el mes. Seguimos un protocolo higiénico sanitario muy exhaustivo, eliminando zonas de nuestra barbería como la boutique o la zona de café. Respetando la distancia de seguridad entre los clientes para mantener esa seguridad. Los empleados han vuelto contentos a su puesto de trabajo y se están enfrentando a una nueva forma de hacer las cosas en la que dedicas más tiempo al cliente.

De este confinamiento he aprendido a valorar más las pequeñas cosas y a pasar más tiempo con mi familia, esos momentos con mis hijos han sido mágicos, dice Raúl Fernández.

El ritual de la desinfección antes de entrar en el salón (geles, tomar la temperatura, patucos...) se nos hizo un poco raro, tanto a nosotros como a los clientes, pero todo es acostumbrarse y lo que prima es su seguridad y la nuestra. Así que mientras todo esta para mantener nuestra salud, bienvenido sea.

Los clientes han estado a nuestro lado en todo momento dándonos ánimos para la reapertura. Tenían ganas de volver a cierta 'normalidad', y se han dado cuenta de la importancia que tiene una imagen bien cuidada. Todos nos estamos adaptando a este cambio.

De este confinamiento he aprendido a valorar más las pequeñas cosas y a pasar más tiempo con mi familia, esos momentos con mis hijos han sido mágicos, pero también no dejamos de pensar en la crisis económica a la que nos vamos a ver sometidos y a que este enemigo invisible no nos deje y tengamos que volver atrás. Iremos día a día luchando y esperando que una situación así no vuelva a repetirse".

José Manuel Córcoles y Ramón Auñón se encuentran al frente de Salón Serendipia. Un espacio ubicado en Albacete que actualmente cuenta con 6 trabajadores. Este 2020 cumplirá 4 años.

De ésta, también salimos. Un mensaje superpositivo.
"El proceso de transformación, para pasar a vivir en la nueva normalidad, ha convertido nuestro salón en un escenario esterilizado, repleto de material efímero, desechable. Ahora nuestra peluquería se asemeja, salvando las distancias, a un quirófano, en el que además de intervenir el cabello, interactuamos con el ansia de seguridad de nuestra clientela. Nos hemos adaptado para poder convivir con las necesidades más actuales, con los protocolos más recientes y con la realidad más aplastante.

Una inversión necesaria, para crear un local seguro, en tiempos de inseguridad absoluta. Cada día abrimos las puertas, agradecidos de ver esas sonrisas cubiertas que nos garantizan que de ésta, también saldremos".

Y no podemos cerrar mejor estas líneas. Sí, estamos seguros, de ésta, también salimos. Quedándonos con lo positivo, la siguiente asignatura pendiente, y tal y como se han desarrollado los acontecimientos, de la peluquería en la crisis del coronavirus, para ahora, el presente y el futuro.

 
Más información

  • Comparte este artículo
  • Enviar a un amigo
  • Compartir en WhatsApp
Fundación Vicente Ferrer - Emergencia Covid India - Colabora

Papel aluminio para mechas 30m

Papel  aluminio para mechas 30m
19,00€

Papel especial de aluminio para mechas. Plastificado. Re-utilizable. Dielle.

 

Nuevo ghd helios - El secador profesional más rápido de ghd
Fundación Vicente Ferrer - Emergencia Covid India - Colabora

Anuncios de empresa

ad
Empresa de vanguardia en el sector estético, con implantación internacional en más de 40 países. Buscamos distribuidores para zonas libres España e Internacional.
ad
El ozono ha demostrado ser el mejor y más eficiente desinfectante. Grupo SLYOU, especialistas en instalación de sistemas de ozono, le ayuda a hacer de su lugar de trabajo un #ESPACIOSEGURO.
ad
Conoce ahora Black Shine de Alterlook, la primera decoloración oscura que aclara hasta 9 tonos y neutraliza los reflejos amarillos no deseados. PROMO DE LANZAMIENTO hasta el 31 de mayo.
Diseño, confección y venta de uniformes industriales y ropa de trabajo. Trimber es sinónimo de experiencia y profesionalidad en el terreno del diseño, confección y venta de uniformes industriales y ropa de trabajo.
SALÓN LOOK 2020 - Miramos más allá. Encuentros profesionales
Fundación Vicente Ferrer - Emergencia Covid India - Colabora