Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. 

Aceptar

WISHPRO PLUS+: La solución más exclusiva para tu centro
Med.Apolo - Multiplataforma SHR+ E-light - Radiofrecuencia - Cavitación
BM Estética > Entrevistas > Montse Palau Jané

Con Nombre Propio

Montse Palau Jané: El fruto del trabajo y la constancia

Entró en este sector por casualidad y después de varios retos empresariales creó la empresa EstèticMón junto con Anna, su compañera profesional. Montse Palau nos habla de sus experiencias en una profesión que ha llenado su vida de ilusión y éxitos


08/01/2013

Hemos querido entrevistar a Montse Palau, directora comercial de EstèticMón, porque a pesar de que no lo parece, se jubila en breve. El día que nos lo comunicó creíamos que era una broma. Es una de esas personas silenciosas en el movimiento, de formas suaves en el trato y que, conjuntamente con el tono de voz, puede sosegar al más fiero león. Madre de 3 hijos, 4 nietos y un quinto por llegar, reparte además su tiempo libre entre el montañismo, el canto coral y la lectura. Su paso por el sector no ha sido en vano, dejando una huella con personalidad. En una primera etapa, con la fórmula innovadora del centro de distribución y formación Jatier, más tarde y desde hace 8 años con su sello quizás más personal de EstèticMón. Aprenderemos de ella a través de esta entrevista y le deseamos que siga siendo feliz también en su nueva etapa de vida.

Beauty Market: ¿Cuáles fueron sus inicios en la estética?
Montse Palau: En el año 1975 entré a formar parte de este mundo "por casualidad". Acompañé a una vecina a una escuela de estética. Allí le informaron sobre cómo hacer el curso. Me interesó lo que escuché y me matriculé yo también. Una vez finalizados los estudios, cogí un salón de estética que estaba en traspaso. Al cabo de un año se presentó una oportunidad que no quería dejar escapar: trabajar en la misma escuela en la que me formé y hacerlo como asesora de cursos. Sinceramente me atraía más esta nueva oportunidad. Así que entré a formar parte de un equipo de profesionales de los que aprendí mucho, me formé como relaciones públicas, asesora, vendedora... fue un auténtico aprendizaje que recibí de CEM.

Al cabo de unos años llegaron los deseos de iniciar nuevos retos, que son los que me han motivado a lo largo de este tiempo. Me ilusionaba formar mi propia empresa y, junto con Nieves, compañera de trabajo, nos aventuramos y surgió así Jatier. Pocos apostaban por este proyecto, pero a base de esfuerzo mutuo y mucha ilusión nos estrenamos como empresarias, de lo cual estoy muy orgullosa.

B.M.: ¿Con qué instalaciones cuenta en la actualidad? ¿Dónde? ¿Característcas?
M.P.: En el año 2004 inicié, junto con Anna, otra compañera profesional, un nuevo proyecto con la misma ilusión y esfuerzo pero con un bagaje y una experiencia más consolidadas y con nuevos retos a conseguir.
Anna aportaba también una dilatada experiencia como directora técnica de una importante firma de cosmética, así que esta unión sólo podía potenciar aún más este nuevo proyecto que se llama EstèticMón y cuyo objetivo era y es servir, atender y ofrecer a la esteticista todo aquello que busca para ejercer su profesión con éxito y profesionalidad.

B.M.: ¿De dónde surge el nombre de EstèticMón?
M.P.: Espontáneamente. De entre algunos que propusimos, nos gustó este por su significado holístico y global. Es el nombre que mejor representa nuestra filosofía de empresa.

B.M.: ¿Cuál ha sido el momento clave de la empresa ¿Cuando empezaron a labrarse un nombre?
M.P.: La verdad es que momento clave ha sido el día a día. Trabajar como si fuera el primero. Con la ilusión puesta en todas y cada una de las clientas que contactaban con nosotras.

B.M.: ¿Cuál cree que debe ser el papel de los distribuidores actualmente?
M.P.: A mi entender, es importante el papel de las empresas como EstèticMón. La profesional de la estética encuentra en nosotros el consejo útil al informarla de cuál es la mejor opción que necesita para cada caso, tanto en producto como en marca. La confianza es un factor decisivo que fideliza a nuestra clienta. Eso sólo lo puede ofrecer quien dispone de varios recursos entre los que la esteticista puede elegir el que más le convenga.

B.M.: ¿Qué ofrece su empresa a sus clientes?
M.P.: Siguiendo con lo anteriormente dicho, EstèticMón ofrece formación especializada y diversa. Tenemos un amplio abanico de cursos, desde los básicos de iniciación hasta los de especialización en diferentes áreas: masajes terapéuticos, relajantes y otras especializaciones; de uñas acrílicas y gel; aromaterapia, fitoterapia, marketing, micropigmentación... y un largo etcétera. Además, ofrece el complemento justo que necesita esta profesional en su trabajo: las mejores firmas del mercado en productos, aceites, aparatología... En definitiva, ofrecemos un completo y agrupado servicio para facilitar a la profesional unificar sus compras y ahorrar con ello tiempo y dinero.

B.M.: ¿En qué se diferencia de otras empresas?
M.P.: En que somos una empresa que ofrece una atención "a medida". EstèticMón no es una macroempresa donde los números priorizan sobre las personas. Nuestra filosofía de empresa es humana 100%. Personalizamos no sólo el trato con nuestra clienta sino también cualquier servicio que nos pidan: formación, presentación, orientación a nivel profesional; lo que se nos pida. Y ahora más que nunca se agradece este apoyo incondicional.

B.M.: ¿Cuál es su relación con el consumidor final?
M.P.: Siempre me ha gustado la relación con los demás. Este ha sido el motor que me ha motivado a hacer todo lo que he hecho en el mundo de la estética. He procurado que mi trato haya sido siempre de empatía y buen humor. Y, francamente, puedo decir que me he sentido totalmente correspondida hasta hoy.

B.M.: ¿Cómo es el equipo que trabaja con usted?
M.P.: Como equipo trabajamos unidos, con autonomía y responsabilidad. Dialogamos y compartimos las opiniones y puntos de vista personales para resolver las incidencias del día a día. Cada una sabe cuál es su trabajo y cómo sacarle el máximo rendimiento. He tenido la oportunidad de trabajar con auténticas profesionales, ya sean profesoras, comerciales y dependientas. He aprendido de cada una de ellas. Mi agradecimiento y deseos de que su trayectoria humana y profesional continúe exitosa.

B.M.: ¿Qué requisitos se necesitan para trabajar con usted?
M.P.: Sólo tres: entusiasmo por lo que se está haciendo (cada día una oportunidad para crecer); autonomía para ejercerlo (tener suficiente formación y confianza en uno mismo); responsabilizarse de los resultados (tus éxitos y tus fracasos sólo dependen de ti).

B.M.: ¿Cómo se considera como empresario?
M.P.: Me considero una persona abierta y dialogante que siempre ha tenido en cuenta las opiniones de los compañeros de trabajo y de las clientas para mejorar la gestión de empresa. Considero que mis puntos fuertes son mi inquietud emprendedora, lo que me ha motivado a seguir progresando y fijarme nuevos retos día a día.

B.M.: ¿Cuál es su relación con los productos que comercializa?
M.P.: Tengo muy buena relación con los proveedores, que son quienes nos ofrecen toda la formación e información de sus productos. Esto hace que tengamos total garantía en ellos y asimismo la podamos ofrecer también a la profesional.

B.M.: ¿Le gustan los medios de comunicación digitales?
M.P.: Me encantan. En este aspecto, siento que he nacido antes de lo previsto. Estoy admirada de ver las generaciones que me suceden, cómo disfrutan navegando por las redes sociales. Procuro, dentro de mis limitaciones, el aprender de todo aquello que me atrae ya sea a nivel cultural, profesional y, naturalmente, de ocio. ¡Me encanta!

B.M.: ¿Qué puede ofrecer Internet al sector?
M.P.: Creo que ha progresado de una forma espectacular. Si nos remontamos a años atrás, y no muchos, veremos cómo ha cambiado la forma de relacionarnos, de publicitarnos, de captar nuevos clientes, nuevos proveedores. En definitiva se han eliminado fronteras y se ha ampliado el mercado. Pero hay que saber elegir bien. No todo vale. La libertad, ya se sabe, conlleva el riesgo de la elección.

B.M.: ¿Cómo utiliza usted los nuevos medios digitales?
M.P.: Como he dicho antes, formándome y aprendiendo de los demás, siendo todo lo autodidacta que puedo. He de reconocer que Internet nos ha abierto unas puertas que debemos aprovechar en bien de la empresa. Nos hemos puesto al día a nivel informático, siendo ello un gran paso para estar a la altura de las circunstancias. Hemos dedicado mucho esfuerzo, tiempo y dinero en nuestra web, incorporándole recientemente la tienda on-line para que las profesionales puedan conocer de cerca nuestros productos, cursos y comprar si lo desean más cómodamente. Estamos manteniendo informadas a todas las que lo soliciten sobre las promociones, talleres y formaciones que día a día se van programando. En fin, es una dedicación constante la que requieren las redes sociales. Y los resultados son francamente satisfactorios.

B.M.: ¿Cómo se definiría profesionalmente?
M.P.: Como una amante de mi trabajo y fan de mi profesión. Soy responsable y exigente conmigo misma. Luchadora por todo aquello que pueda beneficiar a mi empresa sin ahorrar medios ni dinero.

B.M.: ¿Cuál es su especialidad?
M.P.: Relaciones públicas con clientas, negociación con proveedores. Mi tarea es la de programación formativa, promociones comerciales y abierta siempre a nuevos proyectos que sirvan para crecer y levantar el listón de la estética al nivel que se merece.

B.M.: ¿Se considera una artista dentro de lo que es su profesión?
M.P.: Me divierte esta pregunta y le diré el por qué: cuando era pequeñita siempre decía que quería ser artista. Es evidente que no se cumplió en el sentido en que yo imaginaba serlo, pero sí lo he sido por lo bien que me lo he pasado trabajando con mi gente, en mi ambiente y haciendo siempre aquello que me ha gustado. Y si hablamos de satisfacción, me he sentido plenamente feliz de trabajar en lo que creía y con creces recompensada.

B.M.: ¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?
M.P.: El buscar nuevos retos que hagan prosperar nuestra profesión. Me encanta cuando veo la complicidad de profesionales que van en esta misma línea.

B.M.: ¿Y lo que menos?
M.P.: En los tiempos actuales lo que más me entristece es el desánimo y ver cómo profesionales que han luchado durante años para tener una empresa digna, se encuentren con las dificultades propias de la crisis. Me molesta, aunque lo comprendo, el desánimo y el tirar la toalla. Me gustaría transmitir dosis de optimismo y entusiasmo a todo el mundo. Lo necesitamos ahora más que nunca. Sólo es una crisis, y nosotros, seres humanos que tenemos recursos para seguir adelante. Agudicemos nuestro ingenio y acudirán ideas para llevarlas a cabo. No nos acobardemos y nadie podrá vencernos.

B.M.: ¿Dónde encuentra su inspiración?
M.P.: Creo que cada ser humano la llevamos dentro. Es el motor que se activa cuando hay algo que despierta nuestros sentidos. Yo la encuentro cuando conozco personas que me aportan algo que despierta mi admiración. Cuando leo un libro que me fascina. Una película que me emociona. Un niño que me enternece. Una música que me transporta.

B.M.: ¿Quién ha sido su referente en su profesión?
M.P.: No ha sido nadie en particular y sí varios en general. Modelos a seguir han sido gente que he admirado tanto si han sido del sector de la estética como de otros campos. Lo importante para mí no es lo que haces sino cómo lo haces y la repercusión que tiene con los demás.

B.M.: ¿Cuál es su relación con el cliente?
M.P.: Siempre ha sido muy cercana y personal. No la entiendo de otra forma. Es la complicidad que antes he mencionado la que ha marcado toda mi trayectoria de trabajo.

B.M.: ¿Cuál es su proyecto futuro?
M.P.: Habiendo llegado la época de mi jubilación, creo que mi actividad "cara al público" va a notar un cambio considerable. No descarto, por otra parte, el continuar colaborando desde otros ámbitos si estos aparecen. Proyectos no me faltan y la ilusión sigue ahí.

B.M.: ¿Cómo se ve en el futuro?
M.P.: Si hablamos del futuro inmediato, nos quedan todavía unos meses de crisis, según las estadísticas. Son tiempos de reestructuraciones, de reinventarse. Acostumbro a escuchar las opiniones y consejos de buenos economistas que, a través de los medios de comunicación nos hablan claramente de la situación actual. Y siempre, siempre tienen un consejo a seguir, una opción constructiva para que el país salga de esta situación. Hay que actuar con cautela pero con decisión y aprender a asumir riesgos y responsabilidades.

B.M.: ¿Cómo es cuando no trabaja?
M.P.: Soy una persona que disfruto con las cosas más sencillas. Me gusta cantar y lo hago en una coral. Tengo un grupo de excursionismo y hacemos unas caminatas preciosas. Me encanta el teatro, el cine, leer...

B.M.: ¿De qué forma ha evolucionado el sector en los últimos años?
M.P.: En la estética hemos evolucionado considerablemente, ya sea a nivel tecnológico, de comunicación y de servicios. Los medios de que disponemos hoy nos permiten trabajar a un más alto nivel. Hemos ampliado de forma sorprendente la oferta de servicios. No quiero extenderme aquí ya que sería excesivo. Sólo basta ver cualquier oferta de servicios de un salón de estética actual y compararlo con el de hace 15 años.

B.M.: ¿Cuáles son las principales novedades del sector?
M.P.: Creo que las novedades no están tanto en la calidad sino en la gran variedad de elementos de que disponemos actualmente. La cosmética profesional ha estado siempre a un alto nivel. Pero la constante investigación del mercado, el actualizarse en introducir los últimos avances, la incorporación de la alta gama en aparatología ha hecho que la esteticista pudiera obtener un mejor rendimiento en su trabajo. Sin olvidar la propia formación en masajes de terapias alternativas, y otras muchas técnicas que han entrado a formar parte importante de una profesión antes mucho más limitada y menos valorada.

B.M.: ¿Cómo está actualmente el sector?
M.P.: Profesionalmente esta a un alto nivel merecido y ganado a través de los años. Pero no puedo obviar su fragilidad actual por causas externas de sobras conocidas. Duele el ver cómo se están cerrando salones que habían sido rentables. Y la impotencia que esto genera. Pero también es cierto que continúan saliendo nuevos proyectos Son primeras experiencias que se introducen en el mercado para ganarse un lugar. Pero también las hay de antiguas profesionales que quieren seguir reinventándose y luchan con fuerza y con una ilusión que te sorprende y emociona.

B.M.: ¿Cuál cree que es el futuro del sector?
M.P.: Al margen de cómo evolucione el país, creo que el futuro de cada uno está en nuestra cabeza, nuestro corazón y nuestras manos. Dicho más claramente: siempre habrá personas que salgan adelante porque confían más en sus posibilidades que en lo que su entorno les pueda ofrecer. Y por esto, porque he conocido a estas personas, tengo la certeza de que en el futuro seguiremos creciendo, no sin dificultades, no sin riesgos, pero con la preparación y precaución necesarias para solventarlas.

B.M.: ¿Asisten a eventos profesionales? De ser afirmativo, díganos de qué forma y a cuáles suelen asistir.
M.P.: Para mí son importantes los eventos profesionales ya que aportan novedades, ideas y oportunidades que ayudan mucho a nuestro sector. Es imprescindible estar abiertos a nuevas alternativas. Anteriormente sólo existía el Congreso Hispanoamericano de Estética. Era muy valorado entre las profesionales que acudíamos masivamente no sólo a exponer nuestros servicios sino también a conocer las últimas novedades de fabricantes, importadores, etc. Era el Congreso del año.

B.M.: ¿Qué opina de la situación ferial en España actualmente? ¿Qué les pediría?
M.P.: Ciertamente ha habido un crecimiento de congresos en toda la península. Ello ha supuesto un mayor acercamiento a profesionales de todos los rincones pero a veces esta mayor oferta no siempre está a la altura de las circunstancias. Para los expositores les supone un precio excesivo el acudir a todos, y para sustituirlos y compensar ingresos se han aceptado nuevas alternativas que nada tienen que ver con la estética profesional. Esto ha producido un bajón en la asistencia de entradas y, para compensarlo, se han abierto las puertas a no profesionales. No es ningún secreto el desprestigio que ha sufrido el sector ferial con la aplicación de esta política. Los organizadores saben muy bien el camino a seguir si quieren alcanzar un buen nivel que satisfaga a la profesional. Otra cosa es que comercialmente les interese reconducir esta acción.

B.M.: ¿Está devaluada la profesión de esteticista?
M.P.: El trabajo de la esteticista ha subido a un considerable nivel a lo largo de los años. Gracias a un conjunto de factores que lo ha hecho posible, pero sobre todo a esa profesional que es el motor de su negocio y sabe utilizar todos los elementos a su alcance.

B.M.: ¿Detállenos a su entender la evolución de la estética (en cuanto a profesión) en los últimos años?
M.P.: No quiero extenderme demasiado ya que me remontaría a los años 80 y sería un largo historial. De todas formas mi experiencia en la estética no ha sido tanto a nivel técnico sino a nivel comercial, que es en el que más me he movido y conozco mejor. Por mi experiencia en la escuela CEM, recuerdo a personas, la mayoría mujeres recién casadas y también madres de familia, que les ilusionaba tener su propio negocio de estética y no ahorraban esfuerzos en ello. Antes la mujer solía dejar su trabajo de soltera para dedicarse a la familia. No obstante, eran frecuentes las solicitudes que recibíamos para aprender el curso y salir de un entorno que les empezaba a agobiar.
Es interesante seguir la evolución de algunas de estas profesionales, cómo han trabajado firme hasta tener su propia empresa consolidada. Esto ha sido una de las mayores satisfacciones que he tenido a lo largo de mi profesión.

B.M.: ¿Hacia dónde va la estética profesional?
M.P.: Tenemos la suerte de que trabajamos la imagen y el bienestar y ello es muy importante en los tiempos actuales. Por otra parte, no es sólo la mujer que cuida su imagen; ya hay un mercado importante de hombres que se han incorporado y con ello ha aumentado la demanda de servicios. Vemos cómo se van transformando las ofertas de los salones potenciando más los conceptos de la salud y el bienestar. La aparición de numerosos Spas han favorecido esa imagen. La cosmética natural, la aromaterapia, los masajes terapéuticos... entran de lleno en el mercado y se hacen imprescindibles por su indiscutible eficacia para combatir el estrés y la tensión actual.

B.M.: ¿Cómo se imagina los salones del futuro?
M.P.: La imaginación es libre y a mí me gusta mucho pensar que estamos en constante evolución. Soy amante de la psicología y todo lo relacionado con la comunicación y las relaciones humanas. De sobras es conocido que la esteticista hace a menudo las funciones de psicóloga. Considero de gran importancia que una formación de este nivel le ayudaría a conocer y comprender mejor a su clienta y, por que no, ayudarla en este aspecto. Hoy en día los cursos de coaching, relajación y reducción de estrés están a la orden del día. ¿Por qué no incorporarlos al salón de estética para un servicio de más nivel y prestigio?

B.M.: ¿Qué consejos le daría a las esteticistas para triunfar en su profesión?
M.P.: Confía en tus posibilidades. Ilusiónate por tu trabajo. Ten fe en que saldrás adelante. Es una cadena que nunca falla.

B.M.: ¿Qué recomendaría a los jóvenes que desean seguir su profesión? M.P.: Anteriormente, a las jóvenes que no querían seguir unos estudios universitarios ni profesionales les aconsejaban estudiar estética. Como si fuera un mal menor. Afortunadamente esto ha cambiado. Para dedicarse a la estética hoy en día no basta con prepararse profesionalmente sino que también requiere una formación de marketing, de relaciones humanas y empresariales. Todo el glamour y atractivo que desprende la estética sólo seria una débil apariencia si no estuviera reforzada con una base sólida de estudios y dedicación.

B.M.: Por último, un deseo que le gustaría ver cumplido.
M.P.: Aunque sea un tópico, no puedo dejar de desear unos tiempos mejores para todos. Ya sé que la vida es constante riesgo y evolución, pero a veces el precio que se paga es muy alto y, sinceramente, no es justo que lo pague quien menos culpa tiene. Así que deseo de todo corazón que la sociedad se estabilice, haya más equilibrio entre pobres y ricos y, sobre todo, más humanidad, comprensión y flexibilidad entre todos.

 
Más información

  • Comparte este artículo
  • Compartir en WhatsApp
WISHPRO PLUS+: La solución más exclusiva para tu centro

Toallas Microfibra Asuer Group Moradas Pack 10

Toallas Microfibra Asuer Group Moradas Pack 10
21,00€

Pack de 10 toallas microfibra. A prueba de manchas. Con Duraguard

 

SEMILAC - Magic Cat Eye - ¡Lo quiero!
WISHPRO PLUS+: La solución más exclusiva para tu centro

Anuncios de empresa

ad
Conoce ahora la máscara antiedad de colágeno Académie, una mascarilla 'Sérum in Mask', 100% bio-compatible, que proporciona un tratamiento hidratante antiarrugas intensivo y un 'lifting' inmediato. Perfecta para pieles cansadas.
ad
Casmara presenta un tratamiento facial rejuvenecedor donde fusiona los últimos avances médico-científicos. Cosmética inteligente que revierte los signos del envejecimiento de un modo holístico con resultados extraordinarios.
ad
Empresa de vanguardia en el sector estético, con implantación internacional en más de 40 países. Buscamos distribuidores para zonas libres España e Internacional.
Curso de lifting de pestañas 100€. Curso intensivo de 5h con prácticas en modelos reales. Pide además tu Kit completo para empezar a trabajar ya. Grupos reducidospequeños de 2-4 personas.
LASERLUZ PLAN RENOVE - Aparatología médico-estética
LASERLUZ PLAN RENOVE - Aparatología médico-estética