Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar
Política de cookies
Los post del usuario xabio.pro
  • 24-02-19 (13:06:28)

    No solo es normal, sino que me parece que lo has hecho muy bien si te repiten algún cliente. En un pueblo la clientela suele ser más de costumbres y de compromisos, no puedes pensar que alguien va a traicionar a su peluquera de toda la vida. Así que vas a tener que ir poco a poco. Sigue formándote, y ofrece algo diferente, en decoración de tu salón, en servicios, en trato al cliente... Se positiva y ofrece un ambiente positivo y alegre.
    Los clientes quieren novedades, quieren cambios, quieren lo último... así que ya verás que les entrará el gusanillo... y caerán. Un saludo.

  • 24-02-19 (13:01:21)

    Si tienes la piel delicada las manos hay que cuidárselas a conciencia. Con el frío a mi también me pasa que la situación empeora. Una mano de vaselina, (truco de mi abuela) todas las noches, y se acabaron las grietas y los problemas.
    No quiera dios que te sensibilices a los decolorantes o los tintes, trabaja en un entorno bien ventilado. Un saludo

  • 24-02-19 (12:39:03)

    La convivencia en el trabajo es muy parecida a la convivencia con la pareja o con la familia. Son muchas horas con estrés, con prisas, con responsabilidades. Todas esas tensiones son normales... o quizá no. Si estás descontenta, y si tienes ese lío mental de que no sabes qué te está pasando, quizá, intuyo, que estás siendo víctima de una jefa con personalidad manipuladora. Por supuesto, afirmo esto solo deduciéndolo de tus palabras y por ello es muy probable que me equivoque.
    Yo te recomendaría cambiar, arriesgarte, evolucionar... No quedarte atrapada en una vida profesional que te da menos alegrías que sufrimiento. Cuando conozcas más salones y más jefes tendrás más posibilidades de elegir lo que quieres con mejor criterio. Un saludo

  • 24-02-19 (12:32:29)

    No cuesta nada intentar entender todos los puntos de vista. Todos nos apuntamos a la conciliación de la vida laboral y social, pero... y quién paga esa conciliación? La tiene que pagar el empresario? La tiene que sufrir el trabajador?
    Supongo que lo ideal es encontrar un sistema que facilite la vida de todos, sin penalizar a nadie. Pero hasta donde yo conozco, y mi experiencia actual, es que las medidas dispuestas por los gobiernos realmente hacen recaer toda la carga sobre los empresarios. Y si son empresas grandes, seguramente tienen medios y capacidad para asumirlo, pero las empresas familiares pequeñas, pueden quedar ahogadas por tantas cargas inasumibles.
    Al final, creo que las medidas para facilitar la conciliación, en general, y entiendo que socialmente son necesarias, creo que se vuelven como un boomerang contra la sociedad, porque de momento perdemos todos, al menos en el sector de empresas pequeñas y trabajadores.
    De ahí que nos quieran sustituir por robots. Eso si que será una solución definitiva.
    Un saludo

  • 24-02-19 (12:22:47)

    En mi opinión, (que pertenezco a una generación en la que se trabajaba 24 horas al día 7 días a la semana... y muy contentos) hoy en día la gente en general, y los trabajadores más jóvenes en particular, valorar un equilibrio entre vida laboral, ocio y vida familiar. La mentalidad de la gente ha cambiado. La vida de las familiar ha cambiado.
    Por eso creo que es buena idea dar un aliciente en cuanto a tiempo de descanso, y de potenciar la vida familiar.
    Creo que los que venimos de la vieja escuela no podemos quedarnos atascados en sacrificio, sacrificio y sacrificio... Hay que adaptarse a la situación personal de las familias y las personas de hoy en día. Un saludo.

  • 24-02-19 (12:16:30)

    Da la sensación al leer vuestros mensajes, que la peluquería es lo peor de lo peor en cuanto a condiciones laborales, valoración del oficio, posibilidades económicas.
    Creo que si cambiáramos la palabra peluquería por fontanería albañilería, abogacía, cerrajería, medicina, carpintería... los puntos de vista, las reflexiones, y la problemática se repetiría de manera muy parecida.
    Creo que hoy en día hay negocios de peluquería de los que se puede vivir muy dignamente, pero las cosas no vienen solas, y sin esfuerzo.
    Mirar hacia otro lado no soluciona los problemas. No se puede esperar que por quejarse van a venir a hacer un milagro y arreglarme la vida.
    Hace mucho tiempo, cuando uno es joven, alguien sensato te tiene que asesorar y contar cómo va la cosa. Te puede gustar mucho la música, por ejemplo. Pero también tienes que pensar si quieres vivir de la música toda tu vida. Si quieres vivir de una pasión como puede ser la peluquería, también tienes que pensar cómo lo vas a hacer, y cuáles son las posibilidades reales del mundo real. Y analizar cuál es el camino para llegar a esas metas. Uns aludo.

  • 28-12-18 (16:30:55)

    Cierto Loren, las prioridades son muy personales.
    El análisis de la relación calidad precio desde el punto de vista empresarial es muy interesante, Uno de Tantos. Creo que puede ser muy útil para hacer un autodiagnóstico del propio negocio, y hacer cambios en el caso de que sea necesario.
    El tema lo quería enfocar desde el estado mental sociológico de nuestro país. Yo creo que el comportamiento de los clientes ha cambiado.
    Veo correcto diferenciar tres grandes tipos de clientes: los que van a por un servicio premium, los que van a un servicio lowcost, y todo el rango intermedio del espectro.
    O sea, los que les importa su pelo por encima de todo. Los que su prioridad es gastarse lo menos posible, y los que están entre medias.
    A mi me parece que la obsesión en el precio ahora se manifiesta en todos los segmentos. Los clientes se han vuelto infieles, se han vuelto tacaños, están obsesionados con encontrar la oferta, con encontrar el chollo.
    O sea, para convencer al cliente no es necesario bajar un precio, sino poner al lado un destacado que diga OFERTA CHOLLO y se lanzan sin pensar.
    Un saludo

  • 28-12-18 (16:10:15)

    Cuando veo comentarios así la verdad es que pienso que sin sentido la vida de las personas que tienen que trabajar en algo que no les motiva. Y me considero muy afortunado. Sigo enamorado de mi profesión y mi dedicación igual que el primer día. Un saludo

  • 24-12-18 (19:46:20)

    Me imagino que cansada pero orgullosa y satisfecha. A mi los días así siempre me han motivado mucho. Enhorabuena. Un saludo

  • 24-12-18 (19:44:52)
    Obsesión con el precio
    Hace algunos meses vi el espejismo de un relajamiento en la obsesión con el precio... Pero no. Quizá vi lo que quería ver. La realidad es que todo el mundo sigue mirando el precio de una manera enfermiza. Uno puede estar en mala posición económica y hacer equilibrios para llegar a fin de mes. Pero esto no es normal, la gente toma unas decisiones de compra totalmente irracionales motivadas realmente por miedo indefinido.
    No sé si captáis eso también en vuestra zona...
    Un saludo

  • 24-12-18 (19:36:35)

    Ese es uno de los problemas de trabajar dando citas. No es posible que toda la organización dependa de la puntualidad de otros u otras. Ya bastante difícil es cuadrar la incógnita de la propia dificultad de los trabajos como para añadir la puntualidad de las clientas.

  • 24-12-18 (15:24:54)

    Esta claro que cada uno tiene su estilo a la hora de manejar a los clientes. Y también cada uno tiene su sistema para gestionar las citas, o incluso como es mi caso, no existen citas. Depende mucho de tamaño del salón.
    Pero el tiempo de los clientes es tan preciado como el oro. Yo al menos lo veo así. Y no cuidar su tiempo es una manera de maltratarlos.

  • 17-12-18 (17:28:30)

    Creo que el sistema de citas tiene ese inconveniente. Yo que soy un maniático de la puntualidad no llevo bien que me den cita a una hora y me hagan esperar más de cinco minutos. Me da igual que sea el dentista o un restaurante. Si das una cita a una hora y no eres capaz de ser puntual, el cliente puede pensar que su tiempo te importa bien poco.
    Si llega el momento que ocurre una falta de puntualidad con la cita concertada puedes intentar poner una excusa creíble, sobre un hecho accidental que haya sucedido y que haya provocado el retraso, y pedir disculpas con humildad infinita.
    Si el cliente pierde las formas y te falta al respeto no hay que entrar al trapo, hay que procurar que se vaya lo más rápido posible y pasar a otro asunto.
    Y revisa el sistema de citas para perfeccionar la puntualidad. Un saludo.

  • 04-12-18 (19:27:31)

    Sin duda una barber shop es un éxito. Como cualquier negocio hay que acertar en el sitio y en el momento adecuados, pero la peluquería exclusiva para caballeros seguirá creciendo.
    O sea, 1.
    Un saludo.

  • 13-11-18 (18:02:54)

    Hola Carol, no creo que ser hipermegasociable sea necesario. Ni tener paciencia infinita. Basta un poco de humanidad. Los seres humanos traemos la humanidad y la solidaridad de serie.
    Recuerda que el Cliente, eres tú, o tu abuela, o tu madre, o tu hijo, o tu hermano.
    Estoy de acuerdo en que hubiera sido mejor que alguien te contara que la peluquería se trabaja con personas.
    Bueno, aún podrías dedicarte a peluquera de mascotas. Un saludo.

  • 18-09-18 (18:27:49)

    Este tema me hace reflexionar mucho de lo que esperamos de nuestra profesión. Siempre debatimos si un peluquero es artista o empresario, si tiene que saber de negocios o de técnicas... Y se nos olvida la parte más esencial de la peluquería.
    La peluquería es una profesión de SERVICIO. Un peluquero está al servicio del cliente. Le atiende, le cuida, le presta toda su sabiduría y su saber hacer para la mayor y mejor experiencia y satisfacción. O sea, para hacerle "feliz".
    Un médico, o un maestro también son profesiones de servicio. Solo tienen sentido en tanto en cuanto haya clientes (pacientes, alumnos) a los que prestar su conocimiento y buenas prácticas.
    Qué nos parecería un médico o un maestro que odiaran a sus clientes?
    Pues en peluquería no puede ser considerado normal el "odio al cliente" o el "odio a la clienta". Ese desgaste que se observa en algunos profesionales tiene que ser revisado y corregido.
    Creo que por salud mental del profesional, y también por la salud del negocio. Un saludo

  • 18-09-18 (18:09:24)

    Hola manuel josé, creo que estás en una situación muy complicada, y lo que me parece llamativo es que hayas sobrevivido hasta ahora. La crisis comenzó en el 2007 y estamos en 2018, por tanto no puedes decir que te pille de improviso.
    Yo también soy de los mayorcitos del foro, y creo que comprendo cómo te puedes sentir. De hecho he pasado por temporadas muy duras y malas donde la angustia y el pánico se han apoderado de mí, hasta casi dejarme fuera de servicio.
    Todos aprendemos las verdades de la vida antes o después, y se observa que has necesitado cumplir 56 años para descubrir la diferencia entre lo que es un cliente y lo que es un amigo. Pues ya está, no le des más vueltas. Pasa página y ve pensando en soluciones.
    Las que te proponen son buenas ideas, y pueden funcionarte o no. Seguro que si analizas tu situación, tú mismo podrás tener una percepción acertada de qué es lo que puede ayudar mejor a tu negocio en este momento: ofertas, promociones, contratar personal más joven y cambiar el estilo del salón.
    La peluquería de caballero está evolucionando radicalmente. Yo lo noto más en ciudades grandes que en la mía que es pequeña y más provinciana, pero indudablemente los hombres jóvenes y actuales requieren unos servicios que no encuentran en una peluquería tradicional de caballero.
    Mi consejo es que salgas del bucle de negatividad, y que te pongas a buscar soluciones, en cualquier caso si te ves obligado a cerrar vas a tener que inventar algo para cotizar los 9 años mínimo que te quedan. Un saludo

  • 10-09-18 (19:08:20)

    Kerastase sin duda tiene excelentes productos. Otro clásico que podrías probar es LOreal Expert la gama Vitamino Color, o la línea Absolut Repair. Fáciles de conseguir y precio razonable. Un salud o.

  • 10-09-18 (18:54:35)

    En mi caso vería una mala inversión dedicar metros cuadrados del espacio del salón a otra cosa que no sea peluquería. En mi zona tendría una competencia abismal de las grandes cadenas de ropa.
    Si tuviera una persona que tuviera idea de gestionar un negocio de ropa, se me ocurre un motivo por el cual podría ser interesante: que el escaparate pudiera ser un gancho que hiciera entrar a posibles clientas. Un saludo.

  • 02-09-18 (18:28:21)

    De acuerdo, Eva... ahora respira...
    Te entiendo perfectamente. Yo también soy de los que me trago todo todo todo... Y eso no es bueno, así que bienvenida a este grupo (grupo extraño) de peluqueros y peluqueras... aquí puedes soltar lastre tranquilamente, que estamos entre amigos.
    Buen tema... Un saludo.

  • 11-06-18 (09:28:42)

    Estar detrás del sillón es una dedicación muy hermosa, fascinante. Muchos profesionales encontramos una manera de realizarnos personalmente.
    Pero... los que llevamos muchos años también sabemos que psicológicamente, estar detrás del sillón, supone un desgaste enorme. No todas las cabezas -las nuestras- son iguales, no todos tenemos la misma capacidad de auto reconstruirnos cada día... Eso sin entrar en lo que supone sostener un negocio, con todo lo que conlleva, año tras año. Un .saludo.

  • 10-05-18 (19:33:47)

    Los intermediarios.

  • 10-04-18 (09:41:08)

    Hola Loren. Creo que estás intentando encontrar el significado de la palabra calidad, y su aplicación a nuestra profesión.
    La definición de la RAE de calidad nos viene a decir que la calidad es el conjunto de propiedades que permiten apreciar o juzgar el valor de algo. Es un término que se empezó a utilizar cuando llegó la revolución industrial y se comenzó la producción masiva. De alguna manera hay que evaluar los objetos o los servicios producidos para comprobar el grado de adecuación a la demanda que los ha generado.
    Pero también la palabra calidad tiene una segunda acepción que es el matiz que quizá nos provoca dudas, y hace que esa palabra tenga un cierto toque mágico. Calidad también significa la excelencia o cualidad superior reconocida mayoritariamente en algo.
    Por tanto calidad ya lleva implícito el significado de bueno, o mejor.
    La calidad puede resumirse como el grado de adecuación a las expectativas que tiene el consumidor sobre dicho producto. Y por tanto es el consumidor el que tiene que decirnos qué es la calidad, dónde la percibe, y a cuánto está dispuesto a pagarl a.
    Nosotros a su vez somos clientes de las firmas que nos proveen de los productos, y podemos valorar los resultados que nos aportan.
    La calidad hay que aplicársela a productos o servicios de la misma categoría. Por ejemplo un tomate Kumato no tiene que ser de mejor o peor calidad que un tomate rosa de Huesca. Dentro de cada tipo de tomate los habrá de mejor o peor calidad.

  • 09-04-18 (18:47:11)

    Cada cliente determina la importancia que otorga a cada ventaja o característica asignando una ponderación. Evalúa y califica el grado en que cada ventaja está presente en la marca, y lo multiplica según su ponderación. El cliente compara entre las diferentes alternativas del mercado cuál peluquería es la que le parece de mayor calidad, y allá va.
    Si la comparación entre el resultado obtenido y el resultado esperado es positiva, el cliente se sentirá satisfecho con la calidad, y volverá a esa peluquería.

  • 09-04-18 (18:37:12)

    En cada una de esas categorías podemos distinguir unas características y unas ventajas que pueden ser medidas y evaluadas.

    Las características son las peculiaridades que complementan la funcionalidad básica de cada producto o servicio. Por ejemplo un champú lava el cabello. Una característica del champú puede ser su aroma, o su tacto, o incluso el tacto del envase.

    Las ventajas se derivan de las características. Son aquellas condiciones que buscan los clientes para diferenciar el rendimiento de cada producto. Los clientes quieren obtener un cabello sedoso, los clientes quieren un cabello liso, los clientes quieren un cambio de imagen que les favorezca.
    La relación entre ventajas y características no tiene que ser una a una. Normalmente se necesitan varias características para conseguir una ventaja.

  • 09-04-18 (18:27:52)

    La calidad sería una valoración objetiva de todos los aspectos que intervienen en el acto de un trabajo de peluquería. Podrían agruparse en varias categorías:

    1. Las que tienen que ver con la calidad de los productos utilizados.
    2. Lo que tiene que ver con las técnicas de peluquería utilizadas.
    3. La calidad de la atención al cliente empleada.
    4. El ambiente físico: espacio, sonido, aromas, iluminación, vestuario, temperatura.

  • 04-04-18 (19:09:18)

    Hola estimados contertulios. En respuesta a Uno de Tantos.

    - Beautymarket. El articulo que reclama a Beautymarket sobre peluquerias con precios abusivos sin justificar la calidad ofrecida no le veo ningún sentido.
    El objetivo de una peluquería no es dar la mayor calidad al cliente. Ni siquiera el objetivo de una empresa es lograr la satisfacción del client e.
    Los objetivos de una empresa son dos, vuelvo a repetir:
    1 Sobrevivir
    2 Obtener el máximo beneficio.
    Si unos precios altos nos ayudan a conseguir mayores beneficios el adjetivo abusivos no tiene sentido. Y no tienen nada que ver con la calidad, ahí estoy de acuerdo con MasterPro.
    Y segundo, que tiene que ver low cost, peluquerias caras, y malos profesionales? Creo que si doy una vuelta por mi zona voy a encontrar ejemplos de todas las combinaciones posibles.

    -Sobre el tema de precios: Es normal que los peluqueros no seamos expertos gestores. Si fueramos expertos gestores trabajaríamos en un banco o en la CNMV o nos haríamos brokers. Somos peluqueros, hemos estudiado peluquería, y al menos los mayores lo que podamos saber de gestión nos lo da el sentido común o una mínima formación autodidacta. Y por qué estamos debatiendo de precios? Porque precisamente estamos hablando de precios. Cualquiera que lleve un negocio tiene sus costes sus empleados sus acciones de marketing sus clientes... pero ahora la conversación versaba sobre precios.

    -En el tema de redes sociales los mayores estamos más verdes, de hecho todo el mundo está verde, porque es un ámbito donde todo es nuevo y en constante evolución, hace solo 6 años no existían los móviles o facebook, ahora hasta los que más lo estudian se enfrentan a contínuos cambios en los algoritmos de estas plataformas. Pero pasa lo mismo que en la gestión. Somos peluqueros, no hemos nacido comunity managers, ni lo hemos estudiado, podemos jugar como aficionados, podemos currárnoslo mucho y hacer una carambola y dar con un nicho de clientes llegando más lejos de lo que jamás hubiéramos imaginado. Pero cuidado, porque eso también juega a nuestra contra. Quien dice que un cliente de toda la vida que vive a dos manzanas de mi salón, no caiga en las redes sociales de un competidor que jamás hubiera sido mi competidor?

    -Y la recomendación a MasterPro sobre el crecimiento. Para mi gusto nefasta.
    Crecer no es un objetivo en si mismo para el empresario. Crecer es el objetivo de los empresarios piramidales, que ya se sabe cómo acaban.
    El objetivo de un empresario es sobrevivir, estar atento a las señales de su entorno, para no ser sustituido o eliminado del mercado. Reciclarse, innovar, pensar...
    Un saludo

  • 02-04-18 (17:16:22)

    Son diferentes caras de la misma realidad. Parece que según Jema los empresarios quieren bajar los precios y no estoy de acuerdo. Los empresarios no quieren bajar los precios. Los objetivos de los empresarios son: 1 sobrevivir, y 2 obtener el mayor beneficio posible.
    Igual que los clientes que quieren: 1 que las cosas sean gratis y 2 que sean de la mejor calidad posible hasta donde les dé su entendimiento.

    Como en cualquier sector en el que haya exceso de oferta, la competencia hará bajar los precios. Como también hay mucho paro, los salarios son bajos. Un peluquero empresario solo le queda el recurso de bajarse su propio sueldo como modo de reducir costes. Como una persona suele valorar su propio tiempo muy poco, porque prefiere hacer algo que no hacer nada, al final el sector se degrada.

    Te propongo hacer una cosa: sube tus precios. Si estas perdiendo clientes que se van a ir a la competencia, en realidad se va a compensar esos clientes perdidos con los clientes que se quedan que valoran la mejor calidad que encuentran contigo. O sea te puede compensar quedarte con los mejores clientes aunque sean menos, que aquellos que solo miran el precio y que van a terminar por irse de todas maneras.
    Mientras tanto puedes seguir captando nuevos clientes de los que siguen apostando por mejor producto. Un saludo

  • 02-04-18 (16:50:00)

    Hola, me parece un tema de lo más curioso y original.
    Hace unos días en el AVE vi a una persona, con un pelo maravilloso, que tenía ciertas reticencias a la hora de sentarse en su butaca. No lo decía claramente, pero se notaba que no tenía mucha intención de apoyar su lindo cabello en la telita que cubre el reposacabezas. Después de algunas dudas y maniobras con abrigo pañuelo bolso, maleta, etc. se acomodó de tal manera que pudo evitar el contacto con dicha telita, sin que se notara en exceso su incomodidad.
    No me extraña que hay gente que piensa antes de que la peinemos, por cuantas cabezas habrá pasado ese cepillo. La pregunta es la de un cliente, aunque lo que nos viene al pensamiento cuando nos plantean el problema, a nosotros como peluqueros, es la que ha formulado Tita.pro. Es un reto, es un desafío, damos por sentado que nunca hemos visto la solución a eso que a todos en algún momento nos ha pasado por la cabeza... Así que buen tema para pensar. Un saludo.

  • 30-03-18 (15:10:39)

    Hola, te entiendo loren, creo que me identifico con lo que quieres decir. Yo creo que no se trata de ganar dinero, sino de calidad de vida haciendo lo que te gusta.
    Pero la verdad es que me ha sorprendido el mensaje de MasterPro. Yo creo que excepto el tono de su discurso comparto al 100 por 100 la gestión de los productos. Totalmente de acuerdo contigo MasterPro. Hay que saber en qué se gasta uno el dinero, teniendo en cuenta que calidad y precio no siempre van unidos. Hay productos donde hay que invertir, y otros muchos donde simplemente hay que cumplir con su cometido.
    Y las marcas están a nuestro servicio, no nosotros al suyo. Nosotros tambien tenemos una persona especializada en proveedores.
    Yo no me considero low cost. El modelo al que creo que podria asemejarse mi salón es a El Corte Ingles: calidad, garantía, y pensado para hacer sentir un momento agradable al cliente, que se siente cuidado y mimado, y se siente importante.
    Y este enfoque creo que es compatible con una gestión inteligente de los productos.

    Lo que nunca he entendido es la reventa en el salón... Quizá algún día alguien me lo explique para que yo lo entienda. Un saludo

  • 21-03-18 (18:41:52)

    Interesante este editorial precisamente a los pocos días del post de Elmimo, no creo que sea casualidad. Es verdad que una buena parte de nuestro sector asiste entre asustada y preocupada a esta guerra de precios. En mi opinión son los salones con más años a sus espaldas que tienen costes altos y productividad baja. Me parece llamativa a la mención especial a municipios catalanes y también en Madrid, porque parece querer mandar un mensaje... o no? Ocurre algo en ciudades y municipios catalanes que les incita a bajar precios?
    Yo no estoy de acuerdo en que esos salones venden servicios por debajo de coste. Creo que más bien ajustan precios en determinados servicios para sacar margen en el resto del ticket, y mantener el local lleno. Es una estrategia lowcost. No le veo nada fuera de lo común. Yo si le veo explicación desde el punto de vista de puro negoci o.
    Llenan el salón de público de todas las edades, lógico, ya que ahora el público con poco poder adquisitivo, tras años de crisis y con salarios y pensiones bajas, es transversal. Una gran parte de consumidores han optado por el precio y han renunciado al afán de buscar valor.

    Es verdad que un salón con decoración hipermoderna, con lavacabezas espectaculares, con profesionales buenísimos, con productos de marca la mejor de lo mejor, que te sirvan un café y te ofrezcan la prensa y revistas... eso le gusta a todo el mundo. Igual que ir en un avión con barra libre de wisky, y azafatas y azafatos modelos.

    Ahora hay público para ambos tipo de consumidor, y me imagino que un peluquero empresario tiene que adaptar su oferta inteligentemente a su público objetivo.

    No creo que un salón low cost sea algo negativo en sí para el sector. Por ejemplo si he visto negativo las manicuras de bajísima calidad que están haciendo un daño irreversible a la clientela. Pero un salón low cost diseñado con sentido común es tan legítimo empresarialmente como un salón de lujo.

    Creo que lo que realmente desvalora el sector es la facilidad para que personas con muy poca profesión, y poca actitud de respeto a la peluquería, puedan establecerse sin ningún tipo de control. No sé si nos perjudica como negocio, pero sí creo que nos perjudica a la imagen que podamos tener como colectivo. Uns alduo.

  • 15-03-18 (12:55:06)

    Si esto es el día de la marmota, parece que fuera la primera vez que hablamos del tema.

    Aquí el listado de los coches más vendidos en España en 2017:

    1. Seat León
    2. Seat Ibiza
    3. Renault Mégane
    4. Renault Clio
    5. Nissan Qashqai
    6. Volkswagen Golf
    7. Dacia Sandero
    8. Opel Corsa
    9. Volkswagen Polo
    10. Ford Focus

    O sea, que los insensatos de Dacia han quedado en séptima posición. Un saludo.

  • 27-02-18 (20:41:25)

    Marca es un concepto de marketing. Es una ecuación de imagen, publicidad, calidad, precio... En la parte de la calidad, en el tipo de productos que a nosotros nos atañen, no está al alcance de todos discernir que producto es mejor o peor. La calidad de los tintes solo es posible conocerla con muchos muchos años de experiencia. Y hoy en día todo va muy deprisa. Ya quizá la calidad no es el factor más determinante para nuestra facturación. Hay que elegir la marca teniendo en cuenta no solo la calidad y la relación calidad:precio. También hay que sopesar como los clientes van a asimilar la experiencia de su paso por el salón. A pesar de todo yo soy un poco descreído, creo que hay muchos menos rangos de calidad que productos. O sea, que hay piezas en los Audi que son las mismas, para bien o para mal, que en un Seat. Un saludo.

  • 21-02-18 (10:13:10)

    Señor Carso: en un foro profesional lo más apropiado son las opiniones profesionales. En este caso las opiniones que se aportan son de profesionales que se les puede leer desde hace más de 10 años en este foro, y de los que siempre se aprende, tanto de peluquería como de saber estar. Mezclar política con profesión también es respetable, pero es mucho más parecido a un amaño. Y es lo que usted hace desde que comenzó en estos foros. Un saludo.

  • 01-12-17 (08:55:22)

    Aquí juega un papel muy importante el marketing. Creo que ghd ha conseguido una imagen de marca muy sólida. Hacer la prueba de preguntarle a una clienta que marca de planchas o de productos profesionales son mejores. Si la clienta conoce alguna marca seguro que va a ser ghd. Y lo que piensan de esa marca es que son superiores. Por supuesto yo podría intentar convencerlas de que otra marca es igual o mejor... pero el marketing ha conseguido meterse tanto en las cabezas de algunas personas, que realmente hay que valorar si merece la pena crearles esa desilusión o aprovecharse de su emoción positiva hacia la marca. La puesta en escena es importante y creo que hay que ser muy precisos a la hora de qué es lo que percibe el cliente dentro de nuestro salón. Cuando se trata de productos o elementos que pueden jugar a nuestro favor, podemos aprovecharnos de ello. Y yo aquí coincido con las ideas del señor Luichy. Un saludo.

  • 01-12-17 (08:40:52)

    Entiendo que en el tema de trabajar festivos hay que adaptarse a la demanda. En mi ciudad de manera generalizada los domingos no abre el comercio. Incluso las grandes superficies no creo que vendan mucho los domingos, por más que lo intenten. Pero entiendo que en otras zonas, por ejemplo en las turísticas, el trabajo en fin de semana y sobre todo en domingo es fundamental para el negocio. Sí ese es el caso, creo que hay que asumirlo sin más y adaptarse a esas condiciones, y no amargarse la vida. Imaginémonos a un médico que le encante su profesión y que se amargue la vida cada vez que tenga que hacer una guardia. No tiene sentido. Si uno quiere dedicarse a la medicina o si uno quiere ser bombero sabe que tendrá que hacer guardias. Y si no, haberlo pensado mejor y haber escogido otra profesión. En el tema de la remuneración del trabajo en festivos simplemente hay que cumplir la ley Estatuto de los trabajadores y el convenio, y dentro de las posibilidades de cada uno, eso también hay que entenderlo y respetarlo, no aceptar unas condiciones injustas o ilegales, que al final perjudican a la sociedad entera. Un saludo.

  • 01-12-17 (08:29:56)

    Hola Griselda, si en un pelo absolutamente negro aclaras o decoloras una zona, y suponiendo que consiguieras que no vire hacia ningún tono, lo que se obtendría es un gris. Por ejemplo una mecha gris, un punto de luz. Un reflejo es conseguir que el pelo al brillar, o reflejar la luz, muestre un tono diferente al tono general. Si el pelo es negro absoluto, al brillar o reflejar la luz solo puede brillar o reflejar la luz en luces grises o blancas. O sea, que sobre un pelo negro, sin hacerle nada, simplemente con que brille, ya tienes los reflejos grises. Un saludo.

  • 25-10-17 (18:56:22)

    Me parece que sin ver una foto es arriesgado... La fantasía suele ser distinta en la cabeza de los clientes que en el mundo real.
    Primero valorar qué colores lleva en su pelo y cómo los lleva, o sea, qué calidad y qué acabado presenta.
    Si es una clienta poco exigente puedes arriesgarte. Si es una clienta exigente yo no me arriesgo. Lo digo de verdad, o sea, que le digo que no se lo hacemos. Y no se lo hacemos. Un saludo.

  • 25-07-17 (09:49:06)

    Hola Marilyn, si te tocara una bonoloto, 100 millones de euros, qué harías?

    Hay decisiones en la vida que son delicadas. Está en juego tu medio de subsistencia y también tu calidad de vida y tu independencia. Si vas a hacer cambios, y va a haber inseguridad en la parte laboral de tu vida, asegúrate de que tienes estabilidad en otras áreas. Todo es un conjunto y normalmente no es fácil que te vaya bien en unas cosas sí y en otras no. Por tanto, si los cambio implican riesgos, no arriesgues todo a la vez. Es un consejo un tanto de persona mayor, pero es que es lo que soy. Si fuera yo, intentaría seguir con todo adelante hasta que el horizonte se vaya despejando, y puedas decidir quedarte con lo que te produzca más y mejores satisfacciones personales. Pero también entiendo que eso conlleva delegar y no es nada fácil contar con un equipo que lo haga posible.
    Lo más importante es la inteligencia emocional, o sea tu actitud hacia tu presente y tu futuro, mantener tu visión positiva y tu rumbo pase lo que pase. Un saluod

  • 02-07-17 (19:21:03)

    Y una cosa que no tengo ni idea es lo de la app. Quizá una app para llevar la agenda de citas del salón? O participar en una app tipo Treatwell o Bucmi?
    Si puede ser útil lo desconozco por completo. A ver si alquien sabe de este tema. Unsa ldo

  • 02-07-17 (19:16:09)

    En resumen, lo primero que tendrías que pensar es si quieres más clientes, si vas a poder dar la misma calidad a más clientes. Y desde el punto de vista fundamental: con más clientes voy a poder seguir con un buen equilibrio en mi vida personal?
    Un salu.dos.

  • 02-07-17 (19:13:25)

    Para tener el salón más lleno posible es para lo que puede servir tener página web, o hacer publicidad en Facebook, o tener el salón en el mejor sitio de tu zona de influencia, suponiendo que las demás variables son constantes, es decir el precio y la calidad que puedas ofrecer ya están dadas.
    Otra forma de llenar el salón podría ser competir con precios con la posible competencia de la zona.
    Y otra posibilidad sería ofrecer una calidad o unos trabajos muy sobresalientes y diferenciales respecto a la competencia de la zona.

  • 02-07-17 (19:09:04)

    Gracias el Mimo, es un halago que no merezco, me considero un aprendiz comparado con vosotros.
    Desde mi punto de vista la ecuación fundamental del marketing es BIENESTAR PERSONAL equilibrio MAXIMO BENEFICIO

    Por qué Bienestar Personal? Porque el valor principal que aporta un empresario de peluquería es su tiempo. También puede empeñar bienes personales como la casa u otro patrimonio. Pero el tiempo es lo más valioso.

    Máximo beneficio, consiste en tener el salón lo más lleno posible, cobrando el precio más alto posible, con los menores costes posibles.

  • 01-07-17 (12:33:13)

    Otro amigo ha montado un BarberShop en otro pueblo cercano a Madrid también con clientela de alto poder adquisitivo. La ubicación es perfecta. Sin embargo la apuesta era arriesgada porque hay otros 20 salones en menos 10 minutos andando a la redonda. Yo creo que el eslogan que han colocado Cortes de pelo cuidado además de ofrecer una atención diferenciada al público masculino, y un profesional excelente al mando, han contribuido a un gran éxito de esa aventura.

  • 01-07-17 (12:25:16)

    Fundamentalmete hasta hace poquitos años -parece que llevamos décadas, pero los smartfones se inventaron en el 2011- los salones de peluqueria eran un negocio de proximidad. La gente acudía mayoritariamente al salón de toda la vida cercano a su casa.
    Ahora el publico está dispuesto a desplazarse por conseguir algo que ha visto en sus redes sociales. Ahora la clientela ha cambiado de horarios y de hábitos. Los centros comerciales se llevan una parte importante del tiempo de todos nosotros y la actividad de compras y ocio se ha desplazado en parte fuera de los barrios.

    No obstante el propio local del salón y su ubicación sigue siendo otra posibilidad de promocion. Por ejemplo empresas como Zara en sus primeros años, basó gran parte de su estrategia de promoción en situarse en el mejor sitio de las zonas comerciales. Otra formas de publicidad solo las usaban en momentos puntuales.

  • 01-07-17 (12:16:49)

    Con este ejemplo quiero poner de relieve que los potenciales clientes con infinitos. El perfil de cliente que se puede adaptar a mi oferta es un poco más restringido, y los que finalmente entran en mi salón serán muy poquitos comparados con el universo de partida. Al universo de clientes de partida puedes acceder con esas herramientas y canales como es Facebook. O bien con sitio web, en cuyo caso tendrás por delante trabajo de posicionamiento u optimización en buscadores, es decir, si una persona está buscando mechas californianas en Teruel quizá tu sitio aparezca entre los primeros resultados de Google y alguien te conozca y le guste lo que le enseñes.

  • 01-07-17 (12:12:29)

    Una buena amiga mia tiene un salón en Pozuelo de Alarcon, pueblo cercano a Madrid, y por cierto, es el municipio con más renta per capita de España. O sea, hay una alta concentración de millonarios. Sin embargo es un municipio muy desparramado, no hay un nucleo urbano muy sólido o estructurado. El salón de mi amiga está en una zona de nivel bajo, fuera de lo que seria zona comercial.

    Casualmente esta amiga tiene web y fotos de trabajos de moda en californianas, balayage. Este salón no tiene clientes de barrio, mas que nada porque no hay barrio, sin embargo, le llegan clientes de toda la provincia de Madrid e incluso más alla.

  • 01-07-17 (12:07:18)

    Marketing es una palabra que engloba muchas cosas. Suele asociarse a publicidad, propaganda, comunicación... Pero el marketing es mucho más. Es también la estrategia de la peluquería como empresa y como negocio, encaminada a aumentar las ganancias. Como nuestro salón es ante todo un negocio, es muy importante que conozcamos y reflexionemos sobre el funcionamiento y estrategia de todo lo que hacemos. No es que yo quiera meterme en la profesión de otro gremio, como si yo quisiera ponerme de electricista y diseñar la instalación de luces de mi salón. Controlar, conocer, analizar todos los procesos de marketing, de funcionamiento de la empresa es el trabajo que me corresponde, como director y dueño de mi salón.

    En cuanto a las preguntas que planteas mi opinión es la siguiente.

    Facebok, web, twwiter, sms, apps, participación en cupones... son a la vez, o pueden ser, servicios para el cliente, o sistemas de promoción y captación de clientes. Dentro de tu estrategia de marketing tienes que pensar quiénes son tus clientes, cómo captar a esos clientes, cómo fidelizarlos. También tienes que analizar cuáles son tus productos, para ver qué posibilidades tienes de que tus potenciales clientes los conozcan.

  • 28-06-17 (19:40:25)

    Equivocarnos nos equivocamos todos. No pasa nada. Lo importante es tener claro que hay ocasiones en las que uno no puede equivocarse. Eso te lo da la experiencia.
    En internet que hay de todo se propagan muchas meteduras de pata de todo tipo, bueno, creo que por mucho que uno se imagina barbaridades siempre se puede encontrar algo más bárbaro y espectacular. No creo que a nadie le vaya hacer pensar mal de nuestro gremio. Unas risas y ya está. A lo sumo uno puede salir de una peluquería hecho un cuadro, pero el pelo crece de nuevo. Cuando es un médico o un piloto el que mete la pata, la cosa es mucho más seria, y ya no produce risa. Un saludof

  • 26-06-17 (17:23:02)

    Das pocos datos de cómo es el negocio que vas a emprender. Desde luego si ya llevas 25 años en el oficio lo tienes que tener dominado. Conoces la parte del funcionamiento del salón, con toda la técnica y manejo de clientes.
    Quizá te faltaría el conocimiento y la formación de empresario, y mucha gente que abre un negocio de pronto se sorprende de que esa nueva faceta nunca la había tenido en cuenta, y puede tener tanta importancia o más que el control técnico de la peluquería pura y dura.

    Yo creo que la primera motivación es la ilusión que te haga sentir que es tu salón de peluquería, que sacas adelante con tu creatividad, con tu esfuerzo. Y la recompensa será esa satisfacción de ser el motor de esa aventura. No lo sé, pero un negocio de barrio, sin empleados, quizá no dé para un sueldo mucho mayor que el que puedas obtener por cuenta ajena. Eso tienes que analizarlo y valorarlo, y si eres muy habilidoso, incluso hacer un cálculo muy ajustado de las posiblidades reales del negocio.

    Y por otra parte tienes que preguntarte a ti mismo si tienes lo que hay que tener para meterse en este lío. Un saludo.