Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar
Política de cookies
Los post del usuario xabio.pro
  • 26-05-20 (16:54:13)

    Hay una faceta de nuestra profesión que es una gran olvidada: el trato con las personas.
    Se debate mucho sobre si un peluquero debe ser empresario antes que artista, o viceversa. Pero nunca veo a nadie que se preocupe de saber cómo llevar el día a día con la atención al cliente.
    El trabajo de atención al público es una profesión de riesgo, y deja sus secuelas en la psique del peluquero. Las personas más expuestas son aquellas que han montado su salón y nunca han trabajado con otros profesionales. Como dice Anun, en algunos casos esas personas salen adelante con sus dotes innatas, pero otras muchas son víctimas del malestar y el desgaste que produce este trato constante sin las herramientas básicas.
    Cómo se aprende la atención al cliente? Yo lo aprendí con un gran profesional, que siempre puso el énfasis en esa faceta: lo más importante es manejar, controlar, seducir, animar, poner límites, guiar, etc... al cliente. Creo que es la única manera de aprender la técnica, trabajando junto a un profesional que tenga ese dominio, observarle y reflexionar mucho sobre su conducta. Claro, que esto lleva años a observación y reflexión. Un saludo.

  • 07-05-20 (17:16:22)

    Lo hemos vivido igual. Al principio un poco de nervios. Pero después, poco a poco, se respira un ambiente de tranquilidad. Todo el equipo más relajado. Los clientes felices. Creo que hemos conseguido un ambiente profesional, sin amontonamientos, y seguro. Hemos subido precios ligeramente y sin problemas. Todos estamos más comprensivos y facilitando las cosas. Es una nueva rutina, y casi puedo decir que me gusta. Un saludo.

  • 30-04-20 (18:52:51)

    Siempre he sido un defensor de lo público, pero tristemente he comprobado, que las empresas y las instituciones públicas no están pensadas para el bienestar de la ciudadanía, sino para el bienestar de quienes trabajan en ellas. Al menos así parece que está pensado en España. Duele reconocerlo, pero creo que coincido con el análisis del Sr. Calvo. Un saludo.

  • 12-04-20 (11:59:31)

    Me he quedado con las ganas de conocerte en persona, bueno, espero que en algún otro momento podamos coincidir. Un saludo.

  • 12-04-20 (11:57:12)

    No te olvides de nosotros! Mucha suerte en tu nueva aventura! Un saludo.

  • 03-04-20 (11:52:07)

    Impactante e inspiradora historia SaRoketa.Pro. A mi sí me sirve para aprender y volver a tener fe en la humanidad. Un saludo.

  • 03-04-20 (11:24:03)

    Es un poco utopía, pero la verdad es que cuando se habla de volver a la normalidad no lo termino de ver. La normalidad de nuestra vida está llena de cosas que se deberían cambiar. Como bien dice DaVinci, la naturaleza aguarda agazapada la hora de decirnos algo. Tenemos el cambio climático ahí esperando silencioso, y seguramente que igual que con los virus, la respuesta de los seres humanos llegará tarde y mal, porque los valores que imperan ahora son vive la experiencia al máximo, o sea, piensa en el ahora, que se lo mejor posible, a costa de lo que sea, no pienses en nada más, ni en el resto de semejantes, ni en el futuro. Un saludo.

  • 02-04-20 (17:07:26)

    Cada generación, al llegar a ciertas etapas, tiene una perspectiva de la evolución que han sufrido los valores durante toda su existencia. Nuestra sociedad ha ido cambiando, transformándose. Estos ya no son nuestros tiempos, son los tiempos de la nueva generación, y los valores que predominan son los que son. Y los responsables seguramente seremos nosotros en la fase en la que éramos transmisores y formadores de esos valores. Predominan las fantasías y las chorradas. Eso son los valores en la actualidad, y los responsables en gran medida somos nosotros, y las circunstancias que han modelado a las personas a lo largo de sus vidas. Como bien dices, Norte, ni bueno ni malo, es lo que hay. El individualismo llevado al extremo: narcisismo, egoísmo, soberbia, falta de compromiso colectivo, infantilismo, inmadurez.
    Pero todo es relativo a los parámetros con que observemos la realidad. Por tanto, no le demos mayor importancia. Estos tiempos no son los nuestros, son de las generaciones que están llegando, como ha ocurrido en la historia de toda la existencia humana. Un saludo.

  • 20-03-20 (18:35:11)

    Pero, y si todo esto fuera un milagro? Y si esto que ha pasado es una oportunidad para que toda la sociedad reflexionemos y cambiemos a toda la clase dirigente?
    Porque hoy es el coronavirus... que nos va a causar un problema que destrozará nuestra economía durante cinco años... Pero, y mañana? cuando tengamos el problema del cambio climático que va a asolar nuestro planeta para siempre?

  • 20-03-20 (18:32:35)

    Pero no solo es en nuestro sector. Yo creo que es a todos los niveles, los políticos o nuestro sistema político es el verdadero problema que se manifiesta ante cualquier eventualidad, y que provoca que no se tomen las decisiones a tiempo.

  • 15-03-20 (10:47:51)

    Mis empleados no van a tener que trabajar, ya que yo asumo mi responsabilidad de peluquero y de empresario, y de intentar preservar su salud.
    Y ya sé que pocos clientes van a venir con necesidades esenciales.
    Pero abriré para que todos mis conciudadanos sepan que si se me reclama mi deber, estoy a su disposición para lo que se me necesite. Un saludo.

  • 15-03-20 (10:44:59)

    YO SI ABRO, es más, es domingo y he abierto uno de mis establecimientos.

  • 15-03-20 (10:44:35)

    Antes de pensar en nuestro propio interés, ya sea sanitario, económico o personal, por una vez en la vida, pensemos en el interés colectivo. Si se nos pide un servicio a la sociedad, que es esencial, seamos coherentes y responsables y comportémonos como un colectivo honesto y en quienes se puede confiar.

  • 15-03-20 (10:41:58)

    Ante todo somos profesionales. Cómo que trabajamos en contacto con los clientes? Pues claro que sí. Da la sensación que aquí hay quienes dicen ser peluqueros y peluqueras y que no han debido asistir a ninguna academia de peluquería. Igual que a un médico se le presupone profesionalidad para trabajar con seguridad higiene y protección, a nosotros igual, o es que no trabajamos TODOS los días con gente que puede estar enferma?
    Pero se supone que hemos aprendido en nuestra formación a trabajar con escrupulosas medidas de protección y asepsia.

  • 15-03-20 (10:39:07)

    Creo ahora no nos toca reclamar la solidaridad de todos, sino ejercerla. Me parece que es muy bonito salir a aplaudir al balcón y todo eso, pero ahora nos toca ser responsables y cumplir con nuestro deber si somos requeridos para ello.

  • 15-03-20 (10:36:02)

    Ayer quedé bastante perplejo escuchando al presidente del gobierno cuando mencionó las peluquerías como establecimientos que podrían permanecer abiertos, y tanto que todos en casa pensábamos que era un error...
    Pero más sorprendido me quedo con algunos comentarios de compañeros.

  • 10-03-20 (18:14:06)

    Excelente trabajo, ver trabajar a un buen profesional es un buen momento para ver, observar, aprender... Y excelente vídeo, muy didáctico y ameno. Gracias por compartir. Un saludo.

  • 10-12-19 (13:10:04)

    No hemos terminado de salir de una crisis y parece que alguien o algún ente quiere convencernos de que vamos hacia otra. Pues preparémonos. Y es parte de nuestro trabajo abrir los radares y escuchar hacia donde se mueve nuestro cliente, y hacia dónde se mueve el dinero de nuestros clientes. Poderoso caballero es don dinero. No hay que subestimarlo. Un saludo.

  • 10-12-19 (12:49:15)

    No veo tan claro que la ventaja de un humano sobre un robot sea la cercanía, la empatía, la amabilidad, la conversación... Tal vez sea todo lo contrario.
    Si he dejado de ir a los bancos presenciales, y elijo los bancos por internet, es precisamente para ahorrarme la empatía y la proximidad de los humanos. Y así podría seguir con muchas profesiones. Incluso creo que si pudiera cambiaría a algún que otro médico por un robot.
    Cuando vayamos avanzando en el tiempo creo que seguramente lo veremos de otra manera: Os acordáis que antiguamente los coches, o los trenes los conducían los humanos?... Es cierto, que miedo, no sé cómo la gente se atrevía... Un saludo.

  • 28-11-19 (14:03:21)

    Yo me apunto, tengo ganas de conoceros en persona. Dispuesto a aprender y a compartir con vosotros. Un saludo

  • 31-08-19 (13:53:48)

    Respecto al sistema de citas en el salón... creo que es un modo de trabajo muy imperfecto. Entiendo que si en un salón hay poco personal es el modo óptimo.
    Si queremos cuidar la experiencia de los clientes en el salón, tenemos que ser conscientes de que si hay colas, listas de espera, gente que se cuela, gente que se le guarda el turno inexplicablemente, poca transparencia en la gestión del orden de la atención... nos vamos a encontrar que muchos clientes, quizá más sensibles o susceptibles, ya están sufriendo una experiencia negativa. Ya están predispuestos negativamente ya que no quieren sentirse engañados de ser los que esperan más de la cuenta.
    Sin sistema de citas todo eso desaparece. Ahora bien, hay que ser capaces de ofrecer atención exclusiva desde el minuto cero que el cliente entra por la puerta. Un saludo

  • 31-08-19 (13:44:37)

    Comprendo tu enfado. Y creo que yo reaccionaría igual de enfadado en la misma situación. No me gustan las esperas, por mucho que asumamos que son normales en ciertos casos, como ir al médico, o esperar cola en un establecimiento.
    El enfado es una de las respuestas emocionales posibles ante esa situación. Ahora bien, ser inteligente es gestionar esa emoción de la manera más favorable para uno mismo.
    Por ejemplo, si el dueño del salón no te cogiera porque su hijo acaba de tener un accidente grave, no solo no te enfadarías, sino que incluso podrías sentirte orgulloso de poder ser solidario con su problema, y marcharte a tu casa sin tu corte, y desorganizando tu agenda, pero tan contento.
    Por eso, profundiza en tu enfado, los motivos, como te sientes... y de dónde viene realmente ese malestar. Te sientes humillado, te sientes herido...
    Eso no tiene sentido. Acepta, como muy bien dices, que el dueño del salón tiene su política de trabajo establecida como cree conveniente, y que no tiene nada que ver con que quiera tratarte de una u otra forma. Acepta la situación como es, y no como tú crees que debería ser, al menos a nivel emocional: nadie quiere humillarte ni desvalorarte.
    Si estás contento con ese salón, acepta que tiene, como todo en la vida, sus cosas buenas y malas, y que no tienen nada personal contra ti. Valora si te interesa ese salón o no te interesa, y actúa en consecuencia. Eres el único que puede hacer esa valoración. Pero hazla basada en hechos objetivos y no en emociones infundadas y subjetivas.
    Un saludo.

  • 31-08-19 (13:15:52)

    Otros aspectos a comentar sobre los clientes.
    Ya tenemos asumido, los que tenemos cierta edad, el cambio de costumbres sociales. Hace algunas décadas la familia se arreglaba los domingos para ir a misa, o para visitar a la abuela o a los tíos. De ahí que los viernes y sábados eran días punta. En la actualidad la mujer sobre todo, se arregla todos los días ya que tiene que ir a trabajar. Al contrario los fines de semana es más frecuente utilizar una indumentaria más desenfadada o esport, y huir de las exigencias formales del ambiente laboral. Por tanto sobre todo la mujer no acude con la misma periodicidad al salón. Y busca cortes y color que necesiten menos mantenimiento. Sin embargo, por la misma razón, hay más hombres que aumentan la frecuencia en sus visitas al salón, ya que quieren dar mejor apariencia en sus lugares de trabajo.
    En mi opinión los y las jóvenes no necesitan visitar el salón con tanta frecuencia para su fin de semana.
    Aunque en general, yo diría que el consumo de peluquería ha aumentando enormemente en las últimas décadas, la percepción de que el trabajo disminuye se debe más bien al aumento descontrolado del número de salones. Esto acentuado en los últimos 10-12 años, desde la crisis de 2007. Un saludo.

  • 30-08-19 (14:37:08)


    Cualquiera puede aventurarse a opinar sobre qué va a ocurrir con el futuro de la peluquería y sobre todo cuál va a ser el comportamiento de los consumidores de peluquería.
    Pero tenemos que considerar que no solemos ser objetivos. Cada uno de nosotros puede observar una pequeña muestra de la realidad, sesgada por las circustancias que rodean nuestro entorno más cercano. No todos los negocios de peluquería van tan mal... No todos los clientes han dejado de ir a la peluquería...
    El comportamiento de nuestros clientes creo que tendrá que ver con el tipo de consumidor que existe hoy en día. Tiene que ver con lo que gana, con lo que le cuesta el alquiler, con las constumbres, las expectativas, los modos de comunicarse o afirmarse ante la sociedad. Todo esto matizado por la zona en la que cada uno tenemos nuestros negocios: la distribución por edades, el poder adquisitivo, el estilo de vida.
    Lo que observo en mi entorno respecto a la evolución de nuestro consumidor es:
    1 Cada vez va a haber una desigualdad mayor entre los clientes maduros con gran poder adquisitivo, y los clientes jóvenes con menor poder adquisitivo.
    2 Por alguna razón, si un cliente de peluquería tiene que decidir dónde recorta gastos, es probable que recorte en peluquería antes que en ropa, viajes, electrónica, restauración.
    3 Creo que para la clientela joven cada vez funcionan mejor los salones donde se respira ese ambiente instagram donde es tan importante el resultado como la posibilidad de comunicar el resultado al resto de la comunidad. Y lo que se comparta tiene que ser una experiencia muy especial.
    4 Por alguna razón, hoy en día se considera positivamente hacer bricolage de peluquería. Y los clientes lo comparten como una experiencia guay.

    Y por parte de los negocios, se seguirán abriendo negocios ilegales debido a la permisividad y pasividad de quienes deberían recaudar los impuestos. Por tanto, los que tenemos un negocio serio, seguiremos sufriendo. Un saludo

  • 14-08-19 (12:54:16)

    En la ecuación no solo entra el obtener un sueldo digno (teniendo en cuenta qué significa sueldo digno para cada uno) también entra nuestra personalidad, si nos gusta comernos o no la cabeza, de qué manera nos gusta el mundo de la peluquería, del ambiente de nuestro salón, de la relación con las personas incluyendo empleados colaboradores y clientes. Creo que existen profesionales que prefieren tener su propio salón llegando justos a fin de mes, antes que pertenecer al negocio de otra persona, y tener que adaptarse a su manera de entender la peluquería. Aunque no se tengan que comer el coco. Un saludo

  • 14-08-19 (12:33:20)

    Tradicionalmente la formación de los profesionales de peluquería se reduce a la meramente técnica. Y el resto de conocimientos son adquiridos de manera autodidacta. No se le da demasiada importancia a los conocimientos de marketing o administración empresarial.
    Sin embargo parece que las nuevas generaciones ya tienen incluidos en sus planes de estudio rudimentos de gestión empresarial. Y sí han tomado conciencia de la importancia de llevar un negocio de manera rentable.
    En resumen: no esperes que los mayores presten mucha atención a la formación en otra cosa que no sea técnicas o últimas tendencias.
    Entre los jóvenes pienso que sí existe inquietud por las nuevas tecnologías aplicadas a las gestión del salón. Un saludo

  • 03-06-19 (10:18:52)

    Creo que todo responde a un abandono del canal profesional peluquero por parte de las grandes multinacionales.
    Ya no ganan dinero con nosotros, por tanto, recortan gastos en marketing y formación. Ya no somos útiles como prescriptores, recomendadores, influencers, vendedores... Por tanto sus esfuerzos y su inversión se va a otros canales de promoción, distribución y venta.
    La precursora fue LOreal, ahora las demás siguen su estela.

    Vamos... esta es mi teoría. No sé si estaré en lo cierto. Un saludo.

  • 24-02-19 (12:39:03)

    La convivencia en el trabajo es muy parecida a la convivencia con la pareja o con la familia. Son muchas horas con estrés, con prisas, con responsabilidades. Todas esas tensiones son normales... o quizá no. Si estás descontenta, y si tienes ese lío mental de que no sabes qué te está pasando, quizá, intuyo, que estás siendo víctima de una jefa con personalidad manipuladora. Por supuesto, afirmo esto solo deduciéndolo de tus palabras y por ello es muy probable que me equivoque.
    Yo te recomendaría cambiar, arriesgarte, evolucionar... No quedarte atrapada en una vida profesional que te da menos alegrías que sufrimiento. Cuando conozcas más salones y más jefes tendrás más posibilidades de elegir lo que quieres con mejor criterio. Un saludo

  • 24-02-19 (12:32:29)

    No cuesta nada intentar entender todos los puntos de vista. Todos nos apuntamos a la conciliación de la vida laboral y social, pero... y quién paga esa conciliación? La tiene que pagar el empresario? La tiene que sufrir el trabajador?
    Supongo que lo ideal es encontrar un sistema que facilite la vida de todos, sin penalizar a nadie. Pero hasta donde yo conozco, y mi experiencia actual, es que las medidas dispuestas por los gobiernos realmente hacen recaer toda la carga sobre los empresarios. Y si son empresas grandes, seguramente tienen medios y capacidad para asumirlo, pero las empresas familiares pequeñas, pueden quedar ahogadas por tantas cargas inasumibles.
    Al final, creo que las medidas para facilitar la conciliación, en general, y entiendo que socialmente son necesarias, creo que se vuelven como un boomerang contra la sociedad, porque de momento perdemos todos, al menos en el sector de empresas pequeñas y trabajadores.
    De ahí que nos quieran sustituir por robots. Eso si que será una solución definitiva.
    Un saludo

  • 28-12-18 (16:30:55)

    Cierto Loren, las prioridades son muy personales.
    El análisis de la relación calidad precio desde el punto de vista empresarial es muy interesante, Uno de Tantos. Creo que puede ser muy útil para hacer un autodiagnóstico del propio negocio, y hacer cambios en el caso de que sea necesario.
    El tema lo quería enfocar desde el estado mental sociológico de nuestro país. Yo creo que el comportamiento de los clientes ha cambiado.
    Veo correcto diferenciar tres grandes tipos de clientes: los que van a por un servicio premium, los que van a un servicio lowcost, y todo el rango intermedio del espectro.
    O sea, los que les importa su pelo por encima de todo. Los que su prioridad es gastarse lo menos posible, y los que están entre medias.
    A mi me parece que la obsesión en el precio ahora se manifiesta en todos los segmentos. Los clientes se han vuelto infieles, se han vuelto tacaños, están obsesionados con encontrar la oferta, con encontrar el chollo.
    O sea, para convencer al cliente no es necesario bajar un precio, sino poner al lado un destacado que diga OFERTA CHOLLO y se lanzan sin pensar.
    Un saludo

  • 28-12-18 (16:10:15)

    Cuando veo comentarios así la verdad es que pienso que sin sentido la vida de las personas que tienen que trabajar en algo que no les motiva. Y me considero muy afortunado. Sigo enamorado de mi profesión y mi dedicación igual que el primer día. Un saludo

  • 24-12-18 (19:44:52)
    Obsesión con el precio
    Hace algunos meses vi el espejismo de un relajamiento en la obsesión con el precio... Pero no. Quizá vi lo que quería ver. La realidad es que todo el mundo sigue mirando el precio de una manera enfermiza. Uno puede estar en mala posición económica y hacer equilibrios para llegar a fin de mes. Pero esto no es normal, la gente toma unas decisiones de compra totalmente irracionales motivadas realmente por miedo indefinido.
    No sé si captáis eso también en vuestra zona...
    Un saludo

  • 24-12-18 (19:36:35)

    Ese es uno de los problemas de trabajar dando citas. No es posible que toda la organización dependa de la puntualidad de otros u otras. Ya bastante difícil es cuadrar la incógnita de la propia dificultad de los trabajos como para añadir la puntualidad de las clientas.

  • 24-12-18 (15:24:54)

    Esta claro que cada uno tiene su estilo a la hora de manejar a los clientes. Y también cada uno tiene su sistema para gestionar las citas, o incluso como es mi caso, no existen citas. Depende mucho de tamaño del salón.
    Pero el tiempo de los clientes es tan preciado como el oro. Yo al menos lo veo así. Y no cuidar su tiempo es una manera de maltratarlos.

  • 17-12-18 (17:28:30)

    Creo que el sistema de citas tiene ese inconveniente. Yo que soy un maniático de la puntualidad no llevo bien que me den cita a una hora y me hagan esperar más de cinco minutos. Me da igual que sea el dentista o un restaurante. Si das una cita a una hora y no eres capaz de ser puntual, el cliente puede pensar que su tiempo te importa bien poco.
    Si llega el momento que ocurre una falta de puntualidad con la cita concertada puedes intentar poner una excusa creíble, sobre un hecho accidental que haya sucedido y que haya provocado el retraso, y pedir disculpas con humildad infinita.
    Si el cliente pierde las formas y te falta al respeto no hay que entrar al trapo, hay que procurar que se vaya lo más rápido posible y pasar a otro asunto.
    Y revisa el sistema de citas para perfeccionar la puntualidad. Un saludo.

  • 04-12-18 (19:27:31)

    Sin duda una barber shop es un éxito. Como cualquier negocio hay que acertar en el sitio y en el momento adecuados, pero la peluquería exclusiva para caballeros seguirá creciendo.
    O sea, 1.
    Un saludo.

  • 13-11-18 (18:02:54)

    Hola Carol, no creo que ser hipermegasociable sea necesario. Ni tener paciencia infinita. Basta un poco de humanidad. Los seres humanos traemos la humanidad y la solidaridad de serie.
    Recuerda que el Cliente, eres tú, o tu abuela, o tu madre, o tu hijo, o tu hermano.
    Estoy de acuerdo en que hubiera sido mejor que alguien te contara que la peluquería se trabaja con personas.
    Bueno, aún podrías dedicarte a peluquera de mascotas. Un saludo.

  • 18-09-18 (19:07:49)

    Este tema me hace reflexionar mucho de lo que esperamos de nuestra profesión. Siempre debatimos si un peluquero es artista o empresario, si tiene que saber de negocios o de técnicas... Y se nos olvida la parte más esencial de la peluquería.
    La peluquería es una profesión de SERVICIO. Un peluquero está al servicio del cliente. Le atiende, le cuida, le presta toda su sabiduría y su saber hacer para la mayor y mejor experiencia y satisfacción. O sea, para hacerle "feliz".
    Un médico, o un maestro también son profesiones de servicio. Solo tienen sentido en tanto en cuanto haya clientes (pacientes, alumnos) a los que prestar su conocimiento y buenas prácticas.
    Qué nos parecería un médico o un maestro que odiaran a sus clientes?
    Pues en peluquería no puede ser considerado normal el "odio al cliente" o el "odio a la clienta". Ese desgaste que se observa en algunos profesionales tiene que ser revisado y corregido.
    Creo que por salud mental del profesional, y también por la salud del negocio. Un saludo

  • 18-09-18 (18:09:24)

    Hola manuel josé, creo que estás en una situación muy complicada, y lo que me parece llamativo es que hayas sobrevivido hasta ahora. La crisis comenzó en el 2007 y estamos en 2018, por tanto no puedes decir que te pille de improviso.
    Yo también soy de los mayorcitos del foro, y creo que comprendo cómo te puedes sentir. De hecho he pasado por temporadas muy duras y malas donde la angustia y el pánico se han apoderado de mí, hasta casi dejarme fuera de servicio.
    Todos aprendemos las verdades de la vida antes o después, y se observa que has necesitado cumplir 56 años para descubrir la diferencia entre lo que es un cliente y lo que es un amigo. Pues ya está, no le des más vueltas. Pasa página y ve pensando en soluciones.
    Las que te proponen son buenas ideas, y pueden funcionarte o no. Seguro que si analizas tu situación, tú mismo podrás tener una percepción acertada de qué es lo que puede ayudar mejor a tu negocio en este momento: ofertas, promociones, contratar personal más joven y cambiar el estilo del salón.
    La peluquería de caballero está evolucionando radicalmente. Yo lo noto más en ciudades grandes que en la mía que es pequeña y más provinciana, pero indudablemente los hombres jóvenes y actuales requieren unos servicios que no encuentran en una peluquería tradicional de caballero.
    Mi consejo es que salgas del bucle de negatividad, y que te pongas a buscar soluciones, en cualquier caso si te ves obligado a cerrar vas a tener que inventar algo para cotizar los 9 años mínimo que te quedan. Un saludo

  • 10-09-18 (19:08:20)

    Kerastase sin duda tiene excelentes productos. Otro clásico que podrías probar es LOreal Expert la gama Vitamino Color, o la línea Absolut Repair. Fáciles de conseguir y precio razonable. Un salud o.

  • 10-09-18 (18:54:35)

    En mi caso vería una mala inversión dedicar metros cuadrados del espacio del salón a otra cosa que no sea peluquería. En mi zona tendría una competencia abismal de las grandes cadenas de ropa.
    Si tuviera una persona que tuviera idea de gestionar un negocio de ropa, se me ocurre un motivo por el cual podría ser interesante: que el escaparate pudiera ser un gancho que hiciera entrar a posibles clientas. Un saludo.

  • 02-09-18 (18:28:21)

    De acuerdo, Eva... ahora respira...
    Te entiendo perfectamente. Yo también soy de los que me trago todo todo todo... Y eso no es bueno, así que bienvenida a este grupo (grupo extraño) de peluqueros y peluqueras... aquí puedes soltar lastre tranquilamente, que estamos entre amigos.
    Buen tema... Un saludo.

  • 10-05-18 (19:33:47)

    Los intermediarios.

  • 04-04-18 (19:09:18)

    Hola estimados contertulios. En respuesta a Uno de Tantos.

    - Beautymarket. El articulo que reclama a Beautymarket sobre peluquerias con precios abusivos sin justificar la calidad ofrecida no le veo ningún sentido.
    El objetivo de una peluquería no es dar la mayor calidad al cliente. Ni siquiera el objetivo de una empresa es lograr la satisfacción del client e.
    Los objetivos de una empresa son dos, vuelvo a repetir:
    1 Sobrevivir
    2 Obtener el máximo beneficio.
    Si unos precios altos nos ayudan a conseguir mayores beneficios el adjetivo abusivos no tiene sentido. Y no tienen nada que ver con la calidad, ahí estoy de acuerdo con MasterPro.
    Y segundo, que tiene que ver low cost, peluquerias caras, y malos profesionales? Creo que si doy una vuelta por mi zona voy a encontrar ejemplos de todas las combinaciones posibles.

    -Sobre el tema de precios: Es normal que los peluqueros no seamos expertos gestores. Si fueramos expertos gestores trabajaríamos en un banco o en la CNMV o nos haríamos brokers. Somos peluqueros, hemos estudiado peluquería, y al menos los mayores lo que podamos saber de gestión nos lo da el sentido común o una mínima formación autodidacta. Y por qué estamos debatiendo de precios? Porque precisamente estamos hablando de precios. Cualquiera que lleve un negocio tiene sus costes sus empleados sus acciones de marketing sus clientes... pero ahora la conversación versaba sobre precios.

    -En el tema de redes sociales los mayores estamos más verdes, de hecho todo el mundo está verde, porque es un ámbito donde todo es nuevo y en constante evolución, hace solo 6 años no existían los móviles o facebook, ahora hasta los que más lo estudian se enfrentan a contínuos cambios en los algoritmos de estas plataformas. Pero pasa lo mismo que en la gestión. Somos peluqueros, no hemos nacido comunity managers, ni lo hemos estudiado, podemos jugar como aficionados, podemos currárnoslo mucho y hacer una carambola y dar con un nicho de clientes llegando más lejos de lo que jamás hubiéramos imaginado. Pero cuidado, porque eso también juega a nuestra contra. Quien dice que un cliente de toda la vida que vive a dos manzanas de mi salón, no caiga en las redes sociales de un competidor que jamás hubiera sido mi competidor?

    -Y la recomendación a MasterPro sobre el crecimiento. Para mi gusto nefasta.
    Crecer no es un objetivo en si mismo para el empresario. Crecer es el objetivo de los empresarios piramidales, que ya se sabe cómo acaban.
    El objetivo de un empresario es sobrevivir, estar atento a las señales de su entorno, para no ser sustituido o eliminado del mercado. Reciclarse, innovar, pensar...
    Un saludo

  • 02-04-18 (17:16:22)

    Son diferentes caras de la misma realidad. Parece que según Jema los empresarios quieren bajar los precios y no estoy de acuerdo. Los empresarios no quieren bajar los precios. Los objetivos de los empresarios son: 1 sobrevivir, y 2 obtener el mayor beneficio posible.
    Igual que los clientes que quieren: 1 que las cosas sean gratis y 2 que sean de la mejor calidad posible hasta donde les dé su entendimiento.

    Como en cualquier sector en el que haya exceso de oferta, la competencia hará bajar los precios. Como también hay mucho paro, los salarios son bajos. Un peluquero empresario solo le queda el recurso de bajarse su propio sueldo como modo de reducir costes. Como una persona suele valorar su propio tiempo muy poco, porque prefiere hacer algo que no hacer nada, al final el sector se degrada.

    Te propongo hacer una cosa: sube tus precios. Si estas perdiendo clientes que se van a ir a la competencia, en realidad se va a compensar esos clientes perdidos con los clientes que se quedan que valoran la mejor calidad que encuentran contigo. O sea te puede compensar quedarte con los mejores clientes aunque sean menos, que aquellos que solo miran el precio y que van a terminar por irse de todas maneras.
    Mientras tanto puedes seguir captando nuevos clientes de los que siguen apostando por mejor producto. Un saludo

  • 30-03-18 (15:10:39)

    Hola, te entiendo loren, creo que me identifico con lo que quieres decir. Yo creo que no se trata de ganar dinero, sino de calidad de vida haciendo lo que te gusta.
    Pero la verdad es que me ha sorprendido el mensaje de MasterPro. Yo creo que excepto el tono de su discurso comparto al 100 por 100 la gestión de los productos. Totalmente de acuerdo contigo MasterPro. Hay que saber en qué se gasta uno el dinero, teniendo en cuenta que calidad y precio no siempre van unidos. Hay productos donde hay que invertir, y otros muchos donde simplemente hay que cumplir con su cometido.
    Y las marcas están a nuestro servicio, no nosotros al suyo. Nosotros tambien tenemos una persona especializada en proveedores.
    Yo no me considero low cost. El modelo al que creo que podria asemejarse mi salón es a El Corte Ingles: calidad, garantía, y pensado para hacer sentir un momento agradable al cliente, que se siente cuidado y mimado, y se siente importante.
    Y este enfoque creo que es compatible con una gestión inteligente de los productos.

    Lo que nunca he entendido es la reventa en el salón... Quizá algún día alguien me lo explique para que yo lo entienda. Un saludo

  • 21-03-18 (18:41:52)

    Interesante este editorial precisamente a los pocos días del post de Elmimo, no creo que sea casualidad. Es verdad que una buena parte de nuestro sector asiste entre asustada y preocupada a esta guerra de precios. En mi opinión son los salones con más años a sus espaldas que tienen costes altos y productividad baja. Me parece llamativa a la mención especial a municipios catalanes y también en Madrid, porque parece querer mandar un mensaje... o no? Ocurre algo en ciudades y municipios catalanes que les incita a bajar precios?
    Yo no estoy de acuerdo en que esos salones venden servicios por debajo de coste. Creo que más bien ajustan precios en determinados servicios para sacar margen en el resto del ticket, y mantener el local lleno. Es una estrategia lowcost. No le veo nada fuera de lo común. Yo si le veo explicación desde el punto de vista de puro negoci o.
    Llenan el salón de público de todas las edades, lógico, ya que ahora el público con poco poder adquisitivo, tras años de crisis y con salarios y pensiones bajas, es transversal. Una gran parte de consumidores han optado por el precio y han renunciado al afán de buscar valor.

    Es verdad que un salón con decoración hipermoderna, con lavacabezas espectaculares, con profesionales buenísimos, con productos de marca la mejor de lo mejor, que te sirvan un café y te ofrezcan la prensa y revistas... eso le gusta a todo el mundo. Igual que ir en un avión con barra libre de wisky, y azafatas y azafatos modelos.

    Ahora hay público para ambos tipo de consumidor, y me imagino que un peluquero empresario tiene que adaptar su oferta inteligentemente a su público objetivo.

    No creo que un salón low cost sea algo negativo en sí para el sector. Por ejemplo si he visto negativo las manicuras de bajísima calidad que están haciendo un daño irreversible a la clientela. Pero un salón low cost diseñado con sentido común es tan legítimo empresarialmente como un salón de lujo.

    Creo que lo que realmente desvalora el sector es la facilidad para que personas con muy poca profesión, y poca actitud de respeto a la peluquería, puedan establecerse sin ningún tipo de control. No sé si nos perjudica como negocio, pero sí creo que nos perjudica a la imagen que podamos tener como colectivo. Uns alduo.

  • 15-03-18 (12:55:06)

    Si esto es el día de la marmota, parece que fuera la primera vez que hablamos del tema.

    Aquí el listado de los coches más vendidos en España en 2017:

    1. Seat León
    2. Seat Ibiza
    3. Renault Mégane
    4. Renault Clio
    5. Nissan Qashqai
    6. Volkswagen Golf
    7. Dacia Sandero
    8. Opel Corsa
    9. Volkswagen Polo
    10. Ford Focus

    O sea, que los insensatos de Dacia han quedado en séptima posición. Un saludo.

  • 27-02-18 (20:41:25)

    Marca es un concepto de marketing. Es una ecuación de imagen, publicidad, calidad, precio... En la parte de la calidad, en el tipo de productos que a nosotros nos atañen, no está al alcance de todos discernir que producto es mejor o peor. La calidad de los tintes solo es posible conocerla con muchos muchos años de experiencia. Y hoy en día todo va muy deprisa. Ya quizá la calidad no es el factor más determinante para nuestra facturación. Hay que elegir la marca teniendo en cuenta no solo la calidad y la relación calidad:precio. También hay que sopesar como los clientes van a asimilar la experiencia de su paso por el salón. A pesar de todo yo soy un poco descreído, creo que hay muchos menos rangos de calidad que productos. O sea, que hay piezas en los Audi que son las mismas, para bien o para mal, que en un Seat. Un saludo.

  • 21-02-18 (10:13:10)

    Señor Carso: en un foro profesional lo más apropiado son las opiniones profesionales. En este caso las opiniones que se aportan son de profesionales que se les puede leer desde hace más de 10 años en este foro, y de los que siempre se aprende, tanto de peluquería como de saber estar. Mezclar política con profesión también es respetable, pero es mucho más parecido a un amaño. Y es lo que usted hace desde que comenzó en estos foros. Un saludo.