Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. 

Aceptar

WONDER - Crea músculo. Quema grasa
BEWELLTY, el nuevo portal de belleza profesional que informa al consumidor final
BM Estética > Noticias > Esther Moreno

'Skincare'

Poros, mucho mejores de lo que parecen

Esther Moreno, facialista y cosmetóloga, explica los mitos alrededor de estos pequeños 'respiradores de la piel' demonizados, por qué amarlos y cómo respetarlos (para que ellos también nos respeten a nosotros)


27/03/2023

Esther Moreno.

Muchas personas identifican los poros de la piel como el demonio y ¡nada más lejos de la realidad! Nos empeñamos en camuflarlos, taparlos ¡incluso los intentamos hacer desaparecer! Sin embargo, tal y como explica la facialista y cosmetóloga Esther Moreno de EM Studio (Barcelona), “sin estos poros nos moriríamos, porque la piel no podría termo regularse y tampoco podría expulsar el sebo necesario para generar el manto hidrolipídico que protege e hidrata la piel, algo tan importante como el ‘caldo de cultivo’ en el que se aloja la microbiota de la piel".

A partir de aquí, ¿qué más debemos saber acerca del poro? A partir de aquí, Esther Moreno, reconocida profesional, la 'artesana de la piel', así se le denomina, formada en la prestigiosa academia de Jean D´Estrées, con más de 20 años de experiencia en el mundo de la estética profesional, ahora al frente de propio estudio de belleza ubicado en el corazón de Barcelona, nos resume la funcionalidad del poro, mitos y verdades en torno al mismo, la obstrucción, dilatación o lo que a veces creemos que es poro pero es textura.

¿Qué mitos (absurdos) se han generado alrededor del poro?

“Partamos de la base de que cada persona nace con un número de poros que ni aumenta ni disminuye en toda la vida”, explica la facialista Esther Moreno. Y es que, en contra de lo que muchas personas piensan, esto viene determinado de forma genética y no varía desde que naces hasta que mueres.

Otro mito muy común es el que emplea la expresión ‘tener los poros abiertos’ o ‘cerrar los poros’ porque, tal y como explica Esther Moreno, “los poros no son puertas ni ventanas, no se abren ni se cierran. Tienen un tamaño que puede variar en función de las secreciones de la piel en cada momento y de cómo esté cuidándose esa piel, pero ni se abren ni se cierran”.

¿Sabías que hay distintos tipos de poros?

La piel continuamente segrega sustancias que tiene que excretar al exterior y los poros en parte son conductos a través de los cuales la piel expulsa este tipo de sustancias. “Estas secreciones tienen su origen en las glándulas sudoríparas (ecrinas y apocrinas) y en las glándulas sebáceas. Las primeras, las sudoríparas, son las responsables de la formación del sudor, mientras que las sebáceas son las encargadas de la producción de lo que llamamos sebo (la grasa de la piel)”, afirma la reputada facialista.

"Los poros tienen un tamaño que puede variar en función de las secreciones de la piel en cada momento y de cómo esté cuidándose esa piel, pero ni se abren ni se cierran", dice Esther Moreno.

Además, según comenta Moreno, “los poros a través de los cuales se elimina el sebo del sudor son distintos”, esto es algo que la mayoría de la gente no sabe. De forma que hay un tipo de poro que es más sudoríparo, a través del cual la glándula ecrina va excretando todo el sudor. Estos poros son muy necesarios, ya que es la forma que tiene el cuerpo para termo regularse. Gracias a ellos sudamos cuando hace calor, o cuando tenemos fiebre, por ejemplo.

Pero la película del poro no termina ahí, hay otro tipo: los folículos pilosebáceos. Estos son los que tienen el vello, y es por esta parte por la que tenemos también la glándula sebácea que es donde se produce la grasa. “Ambas son necesarias porque esas segregaciones de agua y aceite son lo que forman el manto hidrolipídico de la piel. Gracias a ellos se forma una emulsión hidratante natural formada por una parte de agua y una parte oleosa responsable de la función barrera de la piel: hidratación y protección”, comenta Esther Moreno.

La culpa fue del poro obstruido

Mejor dicho: la culpa es de una higiene incorrecta, que es lo que provoca el poro obstruido. Y es que, tal y como explica Esther Moreno, “igual que mojarte el pelo en la ducha no es lavártelo, mojarte la cara con agua no es lavarla. La piel requiere que retiremos suciedad de maquille, la acumulación de células muertas, las partículas externas como las medioambientales (polución) o los restos de productos cosméticos, entre muchas otras”.

Por esta razón es tan importante la doble limpieza, un método para limpiar la piel dos veces: “Primero, con utilizamos un limpiador a base de aceite, porque la grasa se va con grasa, y a continuación con un limpiador de base acuosa”, explica la cosmetóloga. Si no hacemos esto lo que ocurre es que se va acumulando en el poro todo tipo de suciedad (células muertas, polvo, grasa, protectores solares, maquillaje, polución...) formando un grosor que lo va haciendo cada vez más visible al ojo.

"Cuando un poro está obstruido no hay canal de salida de las secreciones, por lo que se acumulan y se inflaman favoreciendo la aparición de granitos y puntos negros", explica Esther Moreno.

Además, explica Esther Moreno, “cuando un poro está obstruido no hay canal de salida de las secreciones, por lo que se acumulan y se inflaman favoreciendo la aparición de granitos y puntos negros”.

El poro dilatado es otra historia (casi irremediable)

No es lo mismo que el poro obstruido, pero la mayoría de las personas los confunden. Explica Esther Moreno, que “el poro dilatado, que es de mayor diámetro, suele darse en pieles grasas que producen más sebo”. Pero no solo eso, explica también que “existe un factor genético que viene determinado por nuestro ADN que no podemos cambiar”.

Por otro lado, “cuando la piel va envejeciendo vamos perdiendo elasticidad, esta flacidez facial hace que el poro sea más visible. De hecho, si lo miramos con lupa vemos que tiene forma de lágrima”. La mala noticia es que esto es sumamente difícil de tratar, explica la facialista, “básicamente es imprescindible la limpieza y, cuando va pasando el tiempo, reafirmar la piel para que el poro no se vea tan dilatado”, especifica.

No era poro, ¡era textura!

A lo largo de lo que lleva de carrera profesional, Esther Moreno se ha encontrado con que aproximadamente en un 95% de casos se tienen dificultades para distinguir poro de textura. Aunque es complicado, hay un símil muy didáctico a la hora de explicar la diferencia entre poro y textura, y es el truco de la naranja: siendo la misma fruta hay algunas con la piel más gruesa en la que se aprecian mucho más las irregularidades y otras con una cáscara mucho más pulida; ambas tienen los puntitos característicos de esta fruta, pero en las que tienen una textura más pulida prácticamente no se aprecian. Con las pieles pasa lo mismo y es que, según Esther, “la mayor parte de las veces lo que se aprecia en la piel no es el poro dilatado, sino la textura de la piel, porque en el momento en el que afinas esa piel ya nadie repara en el poro”.

Esther Moreno Studio.

Tal y como explica la facialista, “cuando la piel no está equilibrada, el tono no es uniforme, no está suave ni hidratada, el poro se aprecia mucho más. Para que no se aprecie el poro la piel tiene que estar mullida, hidratada y elástica”. Otro factor importante a la hora de pulir la piel es introducir la exfoliación en la rutina, y es que tan malo es sobre exfoliar como no exfoliar, “si bien es cierto que la piel tiene sus mecanismos propios de exfoliación, esta muchas veces no se adapta al medio de forma tan rápida y necesita que le ayudemos con esa pequeña renovación”.

De modo que, por norma general, cuando se trabaja la textura y se consigue un tono más uniforme, una buena hidratación y la piel está luminosa, el poro no se aprecia. Esto se consigue, confirma la cosmetóloga Esther Moreno, “utilizando la rutina cosmética adecuada, con una correcta limpieza, una buena hidratación y el uso adecuado de alfa hidroxiácidos, peelings químicos, retinoides en función del grado de renovación que se necesite en cada caso para afinar la textura”.

 
Más información

  • Comparte este artículo
  • Enviar a un amigo
  • Compartir en WhatsApp
WONDER - Crea músculo. Quema grasa

 

WONDER - Crea músculo. Quema grasa
WONDER - Crea músculo. Quema grasa

Anuncios de empresa

ad
Empresa de vanguardia en el sector estético, con implantación internacional en más de 40 países. Buscamos distribuidores para zonas libres España e Internacional.
ad
Empresa de cosmética corporal y facial con años de implantación en el mercado español busca comercial y/o distribuidor más técnico comercial para el País Vasco. Tecnología única, fórmulas exclusivas.
ad
Te presentamos un método cosmético y 100% natural de depilación definitiva que garantiza los mejores resultados en la extracción permanente del vello. Más de 2.500 centros de estética en Europa ya están ofreciendo este servicio. ¿Te sumas?
ad
En LASERLUZ ponemos a tu disposición en Madrid nuestra moderna y equipada sala de formación, perfecta para acoger diferentes tamaños de grupos. Espacio amplio y diáfano. Equipamiento moderno. Nos adaptamos a tus necesidades.
WONDER - Crea músculo. Quema grasa
WONDER - Crea músculo. Quema grasa